¿Y si gana el ‘Rechazo’ en el plebiscito constitucional de Chile? Los escenarios que barajan Boric y la oposición

El presidente de Chile, Gabriel Boric, reveló que, si la mayoría ciudadana rechaza la propuesta de una nueva Constitución en el plebiscito del próximo domingo, su Gobierno impulsará otro proceso constituyente a partir de cero, incluida la elección de 155 convencionales.

La definición que el mandatario planteó, primero en Chilevisión y luego en una entrevista con la revista Time, sorprendió porque, en términos políticos, un triunfo del ‘Rechazo’ representaría un descalabro para su gestión.

De esta forma se consolidan los escenarios rumbo al histórico plebiscito que puede cambiar la historia del país sudamericano.

Los promotores del ‘Apruebo’ apuestan a ganar pero, a sabiendas de que las encuestas les son adversas, basaron su campaña en la idea de apoyar la nueva Constitución y después reformar los artículos que generan mayor controversia.

De lo contrario, alertaron, seguirá vigente la Constitución que es herencia de la dictadura de Augusto Pinochet y que generó un sistema de desigualdad.

En el otro extremo, la derecha y la ultraderecha proponen rechazar la nueva propuesta, mantener la Constitución actual y solo cambiar algunos de sus contenidos, algo a lo que se han resistido durante décadas. Otros sectores opositores apuestan por reanudar el proceso pero sin elegir a nuevos convencionales, sino con grupos de «expertos» que redacten el texto.

Las encuestas demuestran una consistente tendencia favorable para el ‘Rechazo’, que en la recta final rumbo al plebiscito tiene una intención de voto que oscila entre el 46 % y el 55 %, en tanto que la del ‘Apruebo’ va del 33 % al 38 %.

Tercera vía

Los resultados del plebiscito repercuten de manera directa en el Gobierno porque, desde sus tiempos como dirigente estudiantil, Boric fue uno de los principales impulsores de que se redactara una nueva Carta Magna.

Además, la propuesta constitucional que se plebiscitará facilita el programa del mandatario, ya que incluye temas como derechos feministas, indígenas, de diversidad sexual y ambientales.

Desde que Boric asumió como presidente en marzo de este año, insistió en que tanto el ‘Apruebo’ como el ‘Rechazo’ eran opciones válidas y que el Gobierno pensaría en alternativas una vez que los ciudadanos se manifestaran. Pero los tiempos se adelantaron y ya reconoció que hay un plan B.

Analistas políticos chilenos han interpretado esta decisión como una manera de evitar que una eventual derrota del ‘Apruebo’ sea interpretada como un fracaso del Gobierno.

En medio del clima de polarización que rodea la consulta, el presidente advirtió que lo que es un hecho es que la sociedad chilena quiere una nueva Constitución, ya que esta fue la opción que eligió el 78 % de los ciudadanos en el ‘plebiscito de entrada’ que se realizó el 25 de octubre del 2020.

«Pero no votó solo esto. Votó que quería una nueva Constitución escrita por un organismo especialmente electo para ese fin. De ganar la alternativa ‘Rechazo’, vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más, va a tener que discutirse todo de nuevo a partir de cero», afirmó.

Por eso, reveló, si en el ‘plebiscito de salida’ del próximo domingo gana el ‘Rechazo’, su Gobierno propondrá una reforma ante el Congreso para convocar a la elección de un nuevo órgano constituyente similar a la Convención que elaboró la propuesta constitucional.

Dicho órgano estuvo compuesto por 155 convencionales que fueron electos en los comicios de mayo del 2021 y que dos meses después comenzaron a trabajar.

Durante el año en el que operó, la Convención se vio envuelta en una serie de escándalos que minaron su credibilidad, como el caso de uno de sus integrantes que fingió un cáncer. A ello se sumó la intensa campaña de desinformación que llevaron a cabo los opositores que mintieron sobre el contenido de la nueva propuesta. Ambos factores explican por qué el ‘Apruebo’ no tiene un respaldo social tan contundente como sí lo tuvo el plebiscito para redactar una Constitución.

En sus entrevistas, Boric también se refirió a la posibilidad de que gane el ‘Apruebo’. A sabiendas de que la propuesta constitucional no tiene altos niveles de consenso, anticipó que, ante una eventual victoria, de todas formas deberían modificarse en varios artículos.

Más allá de los resultados, el presidente confió en que el proceso concluirá en los mejores términos.

«Ahora nosotros como gobierno tenemos el deber de gobernar, independiente de lo que pase. Hay problemas que van más allá de la discusión constitucional», advirtió.

480 vistas 4