Un nuevo feriado y feminista para 2021: quiénes están detrás de la idea y qué futuro tiene con la reducción de mujeres en el Gobierno

Un grupo de funcionarias apoya un proyecto de ley que ingresó en Diputados y es impulsado por el Comando Evita. La historia detrás y cómo impacta el enfrentamiento de Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

 

“Es Con Todas Es Con Nosotras”, “Volver Mejores Es Con Paridad” y “Queremos un Gabinete Paritario”. Apenas Alberto Fernández fue electo, las mujeres del “Frente de Todes” feminizaron las consignas partidarias para marcarle el partido. Esa movida tuvo un clímax inaugural el 10 de diciembre de 2019, el primer día de gobierno en un acto callejero. Eufórico, junto a una Cristina Kirchner vestida de punta en blanco, el Presidente festejó la llegada a la Casa Rosada con un lapsus“Esta noche volvimos y vamos a ser mujeres… mejores”. Ella lo abraza, le palmea el hombro, sonríe, suena Jijiji y abre los brazos hacia los aplausos militantes cuando se escucha de fondo “El hijo tenaz de tu enemigo”, la letra de Los Redondos.

La historia ya es conocida: jirones del gobierno feminista dejaron la derrota en las PASO 2021 y el vacío de poder que ejecutó la Vice con las renuncias en dominó sobre la cabeza de Alberto Fernández. “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia”, como dice Litto Nebbia, el preferido de Alberto Fernández. Tan fan es el Presidente del autor de La Balsa que a veces eso lo lleva a naufragar como cuando quiso versar sobre la diversidad cultural con “Llegamos de los barcos” y fue un bochorno internacional. Es verdad: hay otra historia y es la del frustrado primer feriado feminista: todo un símbolo del gobierno albertista cristinista de estos tiempos.

El nuevo gabinete de hombres

Del gabinete “original” quedaron dos mujeres en los ministerios: Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad) y Carla Vizzotti que ascendió con la renuncia de Ginés González García en Salud. Otra funcionaria de peso es la secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra.

Fueron reemplazadas Sabina Frederic (Seguridad, por Aníbal Fernández), María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial y Hábitat, por Jorge Ferraresi) y Marcela Losardo (Justicia, por Martín Soria). Todas se fueron por la furibunda sentencia de Cristina Kirchner: los funcionarios que no funcionan.

La última “movida”: este sábado se supo que Paula Español deja la Secretaría de Comercio Interior y será reemplazada por Roberto Feletti. Ella pasa a integrar el Ministerio del Interior que conduce Wado de Pedro, el hombre de Cristina Kirchner en el Gabinete.

Debajo de todos estos desplazamientos, la ilusión de conquistar “el primer feriado feminista y popular de la historia argentina”, que tomó envión cuando a fines de 2020 se aprobó el aborto legal, se cayó a pedazos.

Quiénes apoyan el “primer feriado feminista” en la Argentina

Desde Gómez Alcorta hasta la esposa de Axel Kicillof militaron el feriado feminista para que sea ley este año. En 2020, la diputada nacional del Frente de Todos Rosa Martínez presentó el proyecto en la Cámara baja, que fue enviado a la comisión de Legislación que preside Cecilia Moreau, la diputada de la cláusula que frustró el acuerdo con Pzifer y del dedo índice apuntando a los supermercados por la suba de precios: “Si siguen especulando habrá que clausurar sucursales”, los amenazó la semana pasada. Otra Moreau, Alicia, había creado, entre otras, en 1907 el “Comité Pro-Sufragio femenino” en la Argentina. De Moreau a Moreau.

En las calles, el Comando Evita integrado por militantes y actrices desplegaron performances a todo trapo para la misión: que el 23 de septiembre sea feriado nacional por la promulgación en 1947 de la Ley 13.010 del voto femenino que reconoció el derecho de las mujeres mayores de 18 años a votar y a ser elegidas.

La fecha pasó y ahora al menos apuestan a tener un acto el 11 de noviembre para conmemorar los 70 años del día que las mujeres votaron por primera vez en el país y hubo congéneres en las listas.

“Yo ya me había comprometido cuando estuve en el CCK a apoyarlo. Es reivindicar nuestra historia; así como la historia la han escrito los vencedores, en esta misma clave hay que pensar que la historia nos debe una enorme reparación a las mujeres, a la lucha de las mujeres. Y si no hubiese habido quienes pelearon por el acceso al derecho, tampoco podríamos nosotras haber llegado adonde llegamos. Esa lógica de reconocernos en luchas anteriores es una lucha militante y el feriado es el mejor modo de visibilizar esta lucha que es de todas”, dice Gómez Alcorta en uno de los videos del Comando Evita.

Las voces a favor sumaron, entre otras, a Soledad Quereilhac, esposa del gobernador Kicillof, Malena Galmarini (presidenta de AYSA y compañera de Sergio Massa), Fernanda Raverta (titular de ANSES, de La Cámpora) y Cristina Álvarez Rodríguez (sobrina nieta de Eva Perón, flamante ministra de Gobierno bonaerense previa intervención de Cristina Kirchner después del porrazo electoral).

En los clips del Comando Evita, Soledad Quereilhac opina: “Me gusta muchísimo y no pensándolo como una conquista exclusivamente peronista sino como una conquista de este país. Las fechas patrias recuperan momentos nacionales o bisagras de nuestra historia que nos transformaron para siempre. Tener feriados que tienen que ver con el curso de nuestra historia, ya no en el siglo XIX sino con las grandes transformaciones del siglo XX: el 24 de marzo para que “Nunca más” y el 23 de septiembre para recordar que durante años y años nosotras no fuimos consideradas sujetos de derechos y sujetos políticos. Me encantaría, me gustaría”.

Malena Galmarini: “Son importantes los feriados para clavar una bandera. No estoy de acuerdo cuando corremos los feriados, correr los feriados hace que perdamos de vista el por qué de la necesidad de ese feriado. Me parece muy oportuna esta fecha”.

Fernanda Raverta: “Que una fecha nos permita preguntarnos a todas, todos y todes qué pasó ese día,. que nos permita pensar que fue a partir de la decisión política y la construcción de esa enorme y bella historia del Partido Peronista Femenino y compañeras que iban a construir la idea de que podías afiliarte a un partido, estar en las listas y ejercer nuestro derecho de elegir, me parece maravilloso”.

Cristina Álvarez Rodríguez: “Votaron 3.816.654 mujeres. Esas mujeres fueron censadas por otras mujeres. La oposición decía que lo hacíamos para que nos votaran. El 63,9 votó por el partido. Bueno, ocurrió: nos votaron. El peronismo era el único partido que llevó candidatas en esas listas. En 1951, 23 diputadas nacionales y seis senadores nacionales ocuparon sus bancas”.

Del feriado feminista al día del circo

La impulsora del proyecto que reivindica al Partido Peronista Femenino es una dirigente de Almirante Brown, de la tercera sección electoral en la provincia de Buenos Aires, que milita para Kolina, la facción con la que Alicia Kirchner supo poner un pie en el territorio bonaerense, y ya es una reliquia, un vestigio del pasado. Símbolo del fin de una época.

“Con la instauración de este feriado nacional que celebra uno de los hitos más representativos de la adquisición de derechos por parte de las mujeres, dejaríamos una huella: la de construir la primera fecha que reflexiona, honra y festeja la lucha incansable de las mujeres”, cierra en los argumentos del proyecto María Rosa Martínez que sabe de luchas. Estuvo presa tres años durante la última dictadura, su primer esposo fue asesinado en los 70 y fue madre en cautiverio. Llegó a la banca por un acuerdo del kirchnerismo con la Corriente Federal de Trabajadores que integra y lidera su pareja Héctor “El Gringo” Amichetti. Frenada la idea del primer feriado feministas, la diputada insistió por otro lado: presentó un proyecto de ley para que el 6 de octubre sea el “Día Nacional del Circo”.

El “circo” que hubiese generado un primer feriado feminista con raigambre peronista es harina de este costal. En una entrevista con La Nación, la escritora Pola Oloixarac analizaba sobre el Gabinete: “Me parece grave que el feminismo sea propiedad de un partido político. No sirve tener un feminismo partidario que calla selectivamente cuando las violaciones de derechos tocan al partido. Que el Presidente vaya desplazando a las mujeres de su gabinete y reemplazándolas por hombres tampoco parece muy feminista. Para el gobierno el feminismo es como una legión chic dentro de la hegemonía cultural: sirve para bajar el volumen de los reclamos, para invisibilizar voces y problemas, para marcar una agenda que sigue las modas norteamericanas de qué es ser biempensante”.

El feminismo entre “malezas”, según Cristina Kirchner

Después de la llegada de Juan Manzur al Gabinete, Alberto Fernández recibió a Gómez Alcorta para calmar las aguas. La funcionaria había denunciado al gobernador de Tucumán por negarle un aborto legal a una nena de 11 años violada por el abuelastro. El Presidente buscó contener a la ministra y prometió una “reparación”nombrar a mujeres en las segundas líneas del gobierno.

El presidente Alberto Fernández se reunió con Elizabeth Gómez Alcorta después de la polémica designación de Juan Manzur. (Foto: Twitter)
El presidente Alberto Fernández se reunió con Elizabeth Gómez Alcorta después de la polémica designación de Juan Manzur. (Foto: Twitter)

Finalmente, el “machirulismo” al Gobierno terminó siendo forzado por una embestida de macho cabrío que toreó una mujer, la Vice, y por cómo actuó el Presidente después. Qué paradoja. Con el estilo más bestial, del gabinete “paritario” quedaron migajas. Aníbal Fernández llegó al Gobierno para parar de pecho a Sergio Berni, que responde a Cristina Kirchner.

“Vos y tu ministra, que es una inútil, le hacen mal a la policía… hijo de puta, te voy a cagar a trompadas”, todavía resuena la apretada del Rambo del conurbano al segundo de Frederic. “Necesitábamos un duro como Aníbal para frenar a Berni que cada tanto desautoriza al Presidente públicamente. Son los modales que vienen”, admiten en la Casa Rosada.

“La primera violencia que sentí sobre las mujeres fue sobre mí misma desde 2007 cuando fui Presidenta. Al principio mi compañero decía que ‘nooooooooo’, que no era una cuestión de género. Que no era porque yo era mujer. Después terminó reconociendo que sí. Mi hija que es una militante feminista terminó de abrir mi cabeza que -tengo que ser sincera- no la tengo todavía abierta totalmente. A veces se me escapa un comentario, se me escapa un análisis, se me escapa una miradita, se me escapa un gestito, que es de una mujer formateada en una sociedad patriarcal. Mi hija me saca las malezas, los yuyos malos de la cabeza”, dijo Cristina Kirchner en marzo de 2017 en el Parlamento europeo, donde habló de las mujeres que ejercen el poder bien peinadas, maquilladas y con taco aguja. Y avisó: “Voy a seguir pintándome (la cara) cada vez más”. Clarísima, como calificó Florencia a la carta pública de su madre contra Alberto Fernández.