Mauricio Macri le contestó a Alberto Fernández con un video en el que Harari habla sobre “populismos” y “dictadores”

El resultado electoral dejó tela para cortar. Por un lado, el presidente Alberto Fernández habló de triunfo y convocó a una marcha para “celebrar”, pese a que el oficialismo perdió en la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional. Por el otro, en su discurso ante la militancia, el Presidente disparó contra Mauricio Macri y Javier Milei, por la convocatoria al diálogo: “Si Macri no quiere dialogar, que se quede en su casa, haciendo negocios con sus amigos”, dijo Fernández.

Un día después, el expresidente le respondió con un video del reconocido historiador y filósofo Yval Noah Harari, en el que habla de populismos y dictadores y de cómo se sostienen en el poder. En su cuenta de Instagram, Macri subió el video y escribió: “En este fragmento de entrevista repasa las técnicas que usan los populistas para enfrentar a los ciudadanos entre sí, crear desconfianza y fomentar el resentimiento en la sociedad”, anticipó el exmandatario en un mensaje.

El autor de Sapiens: De animales a dioses Homo Deus: Breve historia del mañana define este tipo de gobiernos como “malezas” que pueden crecer en cualquier lugar. En contraposición, sostiene que la democracia “es como una flor delicada que necesita condiciones previas para prosperar”.

Harari comparte su mirada sobre los gobiernos populistas y argumenta que están basados en la división de la sociedad. “Es que el truco más antiguo del libro. Divide y reinarás. La forma en la que un dictador llega al poder es dividiendo a la sociedad para crear desconfianza entre los ciudadanos porque para funcionar la democracia necesita confianza entre los ciudadanos”, comienza.

Asimismo, sostiene que en una democracia se basa en las diferencias con el rival político, pero no así en una enemistad. “Es decir, no creo que sean malos ni creo que quieren lastimarme. Esa es la base para una democracia. Entonces, incluso si pierdo las elecciones, estoy dispuesto a acepta el veredicto de la mayoría de los ciudadanos”, dice.

No obstante, si en un país se cree que el otro partido quiere destruir la forma de vida o se piensa que buscan esclavizar a quien está en el poder, entonces para Harari “se a hacer cualquier cosa legal o ilegal para ganar las elecciones”. Y asegura: “Si pierdo, no voy a aceptar el veredicto”.

Y concluye: “Lo que todos los populistas alrededor del mundo hacen, es el mismo truco. Encuentran heridas preexistentes en la comunidad, lugares en los que las personas no están de acuerdo y en vez de intentar curarlas ponen el dedo en la llaga e intentan agradarla e inflamarla todo lo que se pueda para destruir la confianza entre los ciudadanos. Y después se ofrecen como los líderes para una de las tribus, no es más una comunidad. Son tribus en guerra y se ponen a la cabeza de una de las tribus, prometiendo derrotar la otra”.

LA NACION