Los azules del MPN preparan su gran demostración de fuerza hacia el 2023

La política interna del Movimiento Popular Neuquino no se toma vacaciones. El lunes, después del anuncio del llamado a licitación para la construcción del hospital Norpatagónico, se dio una foto no casual en la que estaban el gobernador Omar Gutiérrez, su vice, Marcos Koopmann, y el intendente de la ciudad, Mariano Gaido. Esto derivó luego en una reunión en la que se diagramó una gran convocatoria para después del 15 de febrero, a la que se invitará a todos los intendentes, ex jefes comunales y autoridades partidarias del MPN.

La idea, a sugerencia de Gaido y que ya fue consensuada con el ex gobernador Jorge Sapag, es juntar a unos 500 dirigentes en El Chocón. “Queremos que no falta nadie”, se dijo desde la organización de este encuentro, en el que también se espera la presencia de la ex vice gobernadora Ana Pechen. Después se prevé otro en la cuna del MPN, en Zapala, y un tercero en Neuquén capital, donde se analiza la posibilidad de realizar el 1 de marzo una convocatoria importante a la Legislatura, con motivo del acto de apertura de sesiones ordinarias.

“Lo que queremos es poner en marcha el engranaje de la lista Azul porque en las PASO no pudimos hacerlo. Será mostrar que el que no está acá se va a quedar afuera”, indicó una fuente calificada del partido.

El mensaje también será hacia el otro sector del MPN y con un claro destinatario: Rolando Figueroa, que triunfó en las PASO, que asumió en diciembre como diputado nacional pero que este año comenzará su carrera hacia la gobernación, donde lo espera una dura interna, si es que decide jugar ahí, ya que algunos mencionan que podría ir por fuera del partido provincial.

Por lo pronto, y del otro lado, los azules se preparan para esa gran batalla, donde hasta el momento el único que puertas adentro dijo que quiere ser candidato es el actual vice gobernador Marcos Koopmann, que tiene el aval de Sapag y que contaría con el apoyo de Gutiérrez y Gaido.

No obstante, el encuentro de febrero, se aclaró, no será de lanzamiento de ninguna candidatura.

El objetivo, además de realizar una demostración de fuerza, será presentar “un abanico de posibilidades” de cara al 2023. Y todo supeditado a lo que decida hacer Sapag, más allá de que el ex gobernador comunicó en más de una oportunidad que no será de la partida y que su función seguirá siendo de conducción dentro del MPN.

Por ahora, y como se dijo, el único en carrera entre los azules es Koopmann, al que se lo va a medir y tratar de instalar. Del resultado de ese recorrido o de algún imponderable de la política, dependerá si en mayo o junio lanza de manera formal su postulación.

Fuente: LMN