La inminente crisis electoral en Brasil

Vayamos al grano: no creo que el presidente Jair Bolsonaro entregue voluntariamente el poder a su rival en las elecciones de octubre, Luiz Inácio Lula da Silva. Si gana Lula, como sugieren actualmente las encuestas, habrá una crisis institucional en Brasil en los próximos meses. La única pregunta es cómo se verá y quién prevalecerá en última instancia.

Bolsonaro ha dejado muy claras sus intenciones durante el último año. Influenciado por su creencia de que Donald Trump ganó las elecciones de 2020 en los Estados Unidos y decidido a evitar un destino similar (o peor), Bolsonaro ha seguido una estrategia múltiple, aunque a menudo errática. En repetidas ocasiones ha puesto en duda la integridad del sistema de votación electrónica de Brasil y dijo que solo aceptará un resultado que considere “auditable”, una barrera imposible, ya que el Congreso votó el año pasado para no modificar el sistema. Ha retratado a Lula no solo como un oponente, sino como una amenaza ilegítima y “criminal” que “solo puede ganar a través del fraude“. Mientras tanto, anticipándose a una confrontación, el ex Capitán del Ejército ha profundizado sus lazos con las fuerzas armadas de Brasil, nombrando a generales retirados en puestos clave, incluso como su compañero de fórmula. Con numerosos casos legales pendientes contra él y su familia, Bolsonaro ha dicho que solo ve tres posibles futuros : “Prisión, ser asesinado o victoria”. Continúa actuando como si realmente creyera que eso es cierto.

Todavía es posible que Bolsonaro gane estas elecciones. Las encuestas han mostrado un estrechamiento significativo de la carrera desde marzo, aunque Lula conserva una cómoda ventaja de siete a 15 puntos porcentuales en la mayoría. La economía de Brasil está mejorando, con el desempleo cayendo por debajo del 9%, su nivel más bajo desde 2015, mientras que la inflación aparentemente también ha alcanzado su punto máximo. Bolsonaro ha inyectado miles de millones de dólares en la economía para aumentar sus posibilidades, incluido un aumento del 50% en el pago del principal programa de bienestar social de Brasil. Su máquina de redes sociales sigue siendo formidable y sin escrúpulos. Los cristianos evangélicos, tan clave en su victoria de 2018, parecen estar una vez más a su lado.

Pero el tiempo se acaba y el escenario más probable sigue siendo una victoria de Lula. Algunos de los aliados de Bolsonaro me han dicho (y a otros) que el Presidente estaría dispuesto a transferir el poder a cualquier otra persona, pero no al izquierdista que gobernó Brasil de 2003 a 2010, luego pasó un tiempo en prisión hasta que los tribunales revocaron los cargos de corrupción en su contra. “Todos queremos democracia, pero devolverle el poder a un criminal como Lula sería el fin de la democracia en Brasil”, dijo una fuente. No estoy de acuerdo, pero así ven lo que está en juego muchos bolsonaristas. Y se están preparando para actuar en consecuencia.

Luiz Inacio Lula da Silva (REUTERS/Carla Carniel)Luiz Inacio Lula da Silva (REUTERS/Carla Carniel)

Una estrategia sería que Bolsonaro siguiera los pasos de Trump y tratara de revertir el resultado electoral en los tribunales. Pero el Tribunal Electoral de Brasil ha fallado repetidamente en contra de Bolsonaro, y la naturaleza centralizada (y eficiente) del conteo de votos hace que los desafíos sean mucho más difíciles que en el sistema fragmentado de EEUU. Eso deja la opción de alegar fraude en el tribunal de la opinión pública y esperar que el “pueblo” y/o las Fuerzas Armadas apoyen su reclamo de permanecer en el poder. Pero una cosa es disputar, digamos, una pérdida de dos puntos, y otra muy distinta si el margen es de cinco o más, como sugieren actualmente las encuestas. Es por eso que muchos creen que Bolsonaro intentará forzar un “6 de enero brasileño” antes de las elecciones, posiblemente tan pronto como el 7 de septiembre, el 200 aniversario de la independencia de Brasil.

Ese día, Bolsonaro invitó a miles de sus seguidores a Río de Janeiro para asistir a un evento en la playa de Copacabana que contará con una amplia participación militar, incluidas tropas que se lanzarán en paracaídas a la orilla, 29 cañonazos y una procesión de barcos de la Marina. Mientras escribo esto, hay visiones muy divergentes de lo que sucederá y lo que significará todo. Algunas fuentes bien situadas apuntan a la aparente negativa de los militares organizar su tradicional desfile del Día de la Independencia en el evento como prueba de que los comandantes superiores no quieren politizar los procedimientos y buscan distanciarse de un presidente condenado. Otros argumentan que, a pesar de todo, el evento seguirá siendo visto por el público brasileño como una muestra decisiva de apoyo militar al presidente, preparando el escenario para el verdadero enfrentamiento más adelante.

Estoy bastante seguro de que no veremos un golpe tradicional el 7 de septiembre. Pero un presidente envalentonado podría, por ejemplo, declarar en su lenguaje más fuerte hasta el momento que espera que las elecciones sean manipuladas, o exigir que se pospongan a menos que sus solicitudes de cambios se cumplan. En cuanto a las fuerzas armadas, una importante consultora de riesgos políticos publicó recientemente un PowerPoint de 38 páginas que evalúa las lealtades de los generales individuales y su apoyo a un posible “cuestionamiento de las instituciones democráticas”. Su conclusión final fue que la mayoría de las figuras clave apoyarían la Constitución, pero el hecho de que este informe se haya publicado te dice exactamente dónde estamos en 2022.

El resto del establecimiento de Brasil no está mirando todo esto pasivamente. La reciente toma de posesión del nuevo presidente del tribunal electoral, el juez Alexandre de Moraes, representó una gran muestra de apoyo a las instituciones democráticas de Brasil, con ex presidentes, gobernadores y miembros del Congreso aplaudiendo a Moraes mientras Bolsonaro se sentaba allí con petulancia. Varios miembros influyentes de la comunidad empresarial se encontraban entre el millón de brasileños que firmaron un manifiesto declarando que “en el Brasil de hoy, ya no hay espacio para reveses autoritarios”. En Brasilia, muchos los tratan como señales de que el presidente ya ha perdido. “Bolsonaro puede hacer o decir lo que quiera”, me dijo un exministro esta semana. “Pero nadie irá con él. Se acabó.”

Quizás. Pero Bolsonaro conserva la ferviente devoción de millones de personas que creen que ellos también actúan para salvar la democracia. Muchos de ellos, uniformados o no, tienen armas. Mientras pensamos en lo que está por venir, personalmente estoy dividido entre dos puntos de vista opuestos. Una es que Bolsonaro podría ir a donde ni siquiera Trump se atrevió, y simplemente negarse a abandonar el palacio presidencial, declarar el voto ilegítimo, rodearse de aliados armados y esencialmente decir: “Sigo siendo el presidente, y si no te gusta, ven a buscarme”. Pero la otra opinión es que, en los últimos cuatro años, ya sea la economía, el manejo de la pandemia o cualquier otra cosa, la característica definitoria de la presidencia de Bolsonaro ha sido la desorganización. Es posible que simplemente le falte la popularidad y las habilidades logísticas para lograr una toma de poder en estas circunstancias. Y es por eso, sentado aquí hoy, creo que las instituciones brasileñas probablemente prevalecerán al final. Pero aún podría ser una crisis de la democracia increíblemente desordenada, posiblemente violenta y prolongada, en una América Latina y un mundo que ya ha tenido demasiados de ellos.

323 vistas 1