La inflación de 2021 es la segunda más alta en los últimos 30 años

La inflación de 50,9% informada hoy por el INDEC para 2021 se ubicó 14,8% por encima del 36,1% que se produjo en 2020, cuando la economía cayó cerca de 10% producto de la recesión que provocó la pandemia.

La suba anual de los alimentos se acercó al Índice de Precios al Consumidor (IPC) general (50,3%) pero el desagregado muestra una dispersión en el comportamiento de cada producto. Los de mayor avance fueron: Café, yerba, te y cacao 66,6%, Aceites y grasas 63,1%, carne 59,3%, y Leche, derivados y huevos 53,6%.

Por debajo del promedio estuvieron Panes y cereales 44,8%, frutas 40,2%, Bebidas no alcohólicas 44,9%, Aguas minerales bebidas gaseosas y jugos 36,3% y Verduras 26,5%.

Por su parte, la indumentaria cerró 2021 con la tendencia alcista con una suba de precios de 65.9%, 15 puntos por encima del IPC general.

Producto de los congelamientos tarifarios, los gastos en vivienda tuvieron un alza de 32,2%, lo cual morigeró el resultado general. En cambio el equipamiento para el hogar estuvo más activo con alza en los valores de 48,7%.

En tanto, en medio de la pandemia los gastos en salud subieron 50,9% en 2021, a partir de una suba de 53,3% en medicamentos y de 46,4% en prepagas.

El rubro Transporte fue otro de los de mayor incremento el año pasado: 64,5%, movilizado especialmente por los valores de los vehículos, que se dispararon a consecuencia de una menor producción de las terminales y restricciones a las importaciones.

El precio de la carne aumentó 9,7% en diciembre.

A este se sumó Restaurantes y hoteles que a la salida de la pandemia actualizaron sus valores y provocaron un incremento de 60,2% Por su parte, en Comunicación se registró un alza de 41,1% interanual en 2021 y en recreación y cultura fue de 47,1%.

Repercusiones

Según el economista Camilo Tiscornia, “es importante notar que el dato total estuvo contenido por el freno de los precios regulados, que en 2021 crecieron 37,7% a nivel nacional. La inflación núcleo, que los deja de lado al igual que a los precios estacionales, fue de 4,4% mensual en diciembre, la más alta desde abril de 2021, y 54,9% en todo 2021 a nivel nacional”.

Para Tiscornia, “este resultado muestra el fracaso de la estrategia oficial, vía controles, para contener la inflación, lo cual valida la expectativa de que este año la inflación volverá a ser muy elevada, más aún si se comienzan a ajustar precios que se encuentran atrasados”.

En el mismo sentido, el economista Christian Buteler expresó en su cuenta de Twitter que “la inflación del 50,9% deja en evidencia el fracaso de la gestión, compartido por Guzmán y Pesce”.

Inflación comparada

Nadin Argañaraz, Director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) señaló que la inflación de 2021 es la segunda más alta desde 1991 (la mayor fue 53,8% en 2019). Si se considera la distribución por rango, se aprecia que en 2 años la inflación fue mayor a 50%, en 2 años estuvo entre 40% y 50%, y en 3 años entre 30% y 40%.

Para Argañaraz, “la inflación es un síntoma crónico del funcionamiento económico de nuestro país. El desafío de bajarla de manera sostenida sigue estando plenamente vigente, como ocurre desde hace muchos años”.

Inflación 1991-2021

Según el economista, “una inflación promedio anual del 18% durante 30 años es algo realmente preocupante para el desarrollo económico y social. Con esta inflación de 2021, el arrastre estadístico para el año 2022 (inflación promedio) es de 18,7%”.

En cuantoa a 2022, Argañaraz pronostica que la inflación seguirá en altos niveles, “continuando las distorsiones que genera una inflación alta, principalmente para los sectores sociales de menores ingresos”.

Inflación y ajuste

En declaraciones a La Nación+, el economista Enrique Szewach sostuvo que “la inflación de Argentina es un fenómeno macroeconómico, suben todos los precios, algunos que están congelados e intervenidos suben menos, los que están más libres suben más, pero todos suben”.

Para Szewach, el principal motivo de la alta inflación es que “tenemos un déficit fiscal muy grande y el Gobierno no puede financiarse en los mercados, y lo tiene que hacer con el Banco Central. Este emitió 1,2 billones en el año y 500 mil millones en diciembre. En la medida que las actividades se fueron liberando y  esos pesos fueron circulando y la gente quiere eludir el impuesto inflacionario consumiendo, la inflación subió”.

“El Gobierno está ajustando sin decirlo, licuando las jubilaciones y los salarios públicos. Esa es la mentira del ajuste, no es que se va a hacer, se está haciendo y de la peor manera”, apuntó el economista.

LM/JFG