La Cámara Electoral aprobó el “protocolo sanitario” que aplicará durante las elecciones: cuáles son las novedades

La Cámara Electoral aprobó hoy el protocolo sanitario que aplicará el Gobierno durante las elecciones para evitar los contagios de COVID-19 y que incluye la figura del “facilitador sanitario” en los centros de votación, que será entrenado previamente para garantizar el cumplimiento de los protocolos de distanciamiento social, uso de barbijo y sanitización de manos, y una franja horario especial para las personas con factores de riesgo, entre otras medidas.

La resolución aprobada hoy por la Cámara Electoral dispone una franja horaria prioritaria para personas que integren grupo de riesgo, entre las 10:30 y las 12:30 horas y exhorta a las autoridades del Ministerio del Interior para que en las mesas de votación y en cada establecimiento “se provean tanto productos de higiene y sanitización, como elementos de protección personal (barbijos, máscaras de protección y/o mamparas); de características adecuadas y suficientes para garantizar la preservación de la salud de las personas durante toda la jornada electoral”.

Entre las 10:30 y las 12:30, todos podrán votar pero habrá prioridad para las personas de riesgo. “Si bien durante esa franja horaria no se impedirá la votación de quienes concurran a sufragar sin integrar al grupo priorizado, tales electores –que no lo integran- deberán ceder su turno a quienes acrediten por los medios pertinentes integrar los grupos de riesgo priorizados”, dice el punto 5 de la resolución.

Sobre los “facilitadores sanitarios”, el tribunal integrado por los jueces Santiago Hernán Corcuera, Daniel Bejas y Alberto Ricardo Dalla Via, destacó que “mientras se encuentren desempeñando esa función, deberán atenerse exclusivamente a los protocolos y directivas impartidas por la justicia nacional electoral y no podrán recibir instrucciones de ninguna otra autoridad”.

Personas hacen fila para votar en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Personas hacen fila para votar en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

También se sugiere que en cada establecimiento de votación “se procure evitar que se habiliten más de ocho mesas de votación” para evitar aglomeración de personas.

La resolución además exhorta a las agrupaciones políticas a que “con el objeto de reducir el aforo de los establecimientos de votación, consideren mantener simultáneamente dentro de cada establecimiento de votación la cantidad mínima necesaria de fiscales partidarios”.

El protocolo, elaborado en conjunto con la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior y el Ministerio de Salud de la Nación, incluye una serie de pautas como instalar las mesas de votación en la planta baja de los establecimientos y en lugares ventilados (siempre que sea posible), dar prioridad a la utilización de establecimientos de votación con espacios abiertos, recomendar el ingreso al establecimiento sin acompañantes, salvo en casos de fuerza mayor, y señalizar los centros de votación “para orientar a las personas sobre la circulación unidireccional de entrada y salida, la disposición de las mesas electorales y las filas de espera, para facilitar el cumplimiento del distanciamiento de 2 metros entre las personas”.

El protocolo también incluye un procedimiento especial de identificación de los electores en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y en las generales“A efectos de evitar la manipulación del DNI, las autoridades de mesa solicitarán al votante que les muestre el DNI y lo apoye en la mesa en el lugar indicado al efecto, de donde lo retirará junto con la constancia de votación, al terminar de votar”, dice ese tramo.

Las autoridades de mesa podrán pedirle al votante que se quite momentáneamente el barbijo al momento de corroborar su identidad.

Para el momento de sufragar, también hay pautas generales sugeridas:

– Antes de ingresar al cuarto oscuro, a cada votante le serán desinfectadas las manos con la solución sanitizante provista en el kit sanitario.

– El elector deberá tomar un sobre a indicación de la autoridad de mesa que debe evitar, en lo posible, entregárselo en la mano.

– Los sobres no deben ser pasados a los fiscales para que los firmen, sino que los fiscales que deseen hacerlo deben acercarse a firmarlos evitando tocarlos con sus dedos.

– Cierre de sobres. Se indicará a los electores que no cierren el sobre con saliva. Se recomendará introducir la solapa del sobre en su interior para que contenga las boletas en su interior hasta el momento del escrutinio, sin necesidad de pegar el sobre.

– Se recomendará a los electores que, al introducir el sobre en la urna, eviten tocar la urna. Se recomendará a los electores que lleven su propio bolígrafo para firmar el padrón. En caso de no hacerlo le será provisto uno debidamente sanitizado. Luego de cada uso la autoridad de mesa deberá sanitizarlo.

– La constancia de emisión del sufragio no será entregada en mano al elector. La autoridad de mesa la dejará sobre la mesa de donde será recogida por el elector .

– Se recomendará que el control de las boletas se circunscriba a la corroboración de que las boletas que están en el cuarto oscuro son las oficiales y de que efectivamente hay boletas de la fuerza política en cuestión. Se debe evitar que los fiscales manipulen los mazos de boletas más allá de lo estrictamente necesario.

– Luego de ejercer el derecho a voto, el elector deberá retirarse del establecimiento.

En el caso de que al finalizar la jornada, a las 18 horas, haya electores haciendo fila afuera del establecimiento, el delegado judicial les entregará un número para certificar que a esa hora estaban presentes para votar, y se les permitirá el ingreso aun fuera del horario establecido.

El protocolo también determina cómo se actuará cuando una persona se presente a votar con síntomas o siendo un caso sospechoso de COVID-19: “la autoridad de mesa le informará que está justificada su no emisión del voto y que debe retirarse a cumplir aislamiento preventivo”.