Gobernadores se despegan del «fracaso» del Gobierno nacional y desdoblarán las elecciones en las provincias

No conformes con haber forzado el cambio de gabinete que depositó a Sergio Massa en el Ministerio de Economía -y con atribuciones plenipotenciarias-, los gobernadores del PJ buscan ahora afianzar una estrategia de desdoblamiento electoral en sus territorios que les permita despegarse de la suerte del Gobierno nacional, bajo la máxima no escrita de que “el único traidor es el que pierde”.

Preocupados ante el alto índice de inflación y la caída en la imagen de los principales referente del Frente de Todos, los gobernadores tienen prácticamente decidido que el año que viene desacoplarán las elecciones en sus provincias del calendario nacional, que prevé las PASO para agosto y las presidenciales para octubre.

Alberto Fernández junto a Ricardo Quintela, gobernador de La Rioja. (Foto: oficial)

Alberto Fernández junto a Ricardo Quintela, gobernador de La Rioja. (Foto: oficial)

Así lo pudo saber A24.com a través de un sondeo realizado en los equipos de gobierno de los distintos mandatarios. Aunque ese desdoblamiento no sería una novedad en sí misma -muchas veces las provincias se separan del cronograma nacional- en esta oportunidad la motivación responde a la necesidad de despegarse de la gestión de Alberto Fernández y de la «grieta» que es marca registrada en el AMBA.

“La mayoría ya tiene resuelto que va a implementar su propio calendario”, le dijo a A24.com un dirigente que se mueve muy cerca de uno de los gobernadores peronistas de más alto perfil, y que atribuyó esta determinación a la propia dinámica de la realidad política.

El funcionario explicó que, en términos de imagen, muchos gobernadores “están mejor que la Presidencia, y no quieren que la gestión nacional los arrastre”. “Si fuera al revés, estarían todos metidos ahí”, aclaró la fuente consultada, al citar el conocido pragmatismo que impera en el PJ.

También recordó que, en las buenas épocas de Néstor y Cristina Kirchner en la Casa Rosada, “a nadie se le ocurría separar” las elecciones. “Pero hoy el Gobierno es un ancla y muchos tratar de librarse de eso”, graficó, sin vueltas.

Las provincias que ya activaron el desdoblamiento

El salteño Sáenz dio el puntapie inicial.

El salteño Sáenz dio el puntapie inicial.

En la lista del “operativo despegue” ya hay varias provincias anotadas. Salta, donde manda el peronista “heterodoxo” Gustavo Sáenz, dio el puntapié inicial y ya anunció que las elecciones a gobernador se harán el 16 de abril.

En la misma situación está Tucumán, el territorio del jefe de Gabinete, Juan Manzur. Hará sus comicios en junio, apelando a una tradición local que dicta que siempre es el distrito que abre el año electoral. Aunque esta vez Salta se le adelantó.

Otro peronista que buscaría su propio camino es el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, que ya avisó que podría llamar a elecciones provinciales en marzo, por lo que, de concretarse, estaría adelantándose incluso al caso de Sáenz.

Un plan similar tiene la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, que no es del peronismo pero muchas veces actúa como aliada del Frente de Todos. “No queremos quedar mezclados en una grieta que no nos representa”, avisó la mandataria. En el mal llamado «interior» nadie ve la grieta con buenos ojos.

Arabela Carreras y Alberto Weretilneck, con Alberto en Olivos. (Foto: oficial)

Arabela Carreras y Alberto Weretilneck, con Alberto en Olivos. (Foto: oficial)

Sugestivamente no hubo representantes de Salta en la reunión de gobernadores del viernes pasado, así como tampoco de Chubut, Misiones y Neuquén. En las últimas dos gobiernan alianzas no-peronistas como el Frente Renovador de la Concordia y el Movimiento Popular Neuquino (MPN), respectivamente, y que suelen competir contra el PJ a nivel local.

La que no está en duda, por razones de peso electoral, es la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerismo hizo del conurbano su principal base de sustentación. Otro aliado inclaudicable como el formoseño Gildo Insfrán, que suele revalidar sus votos con el 70%, también se mantendría alineado al cronograma nacional.

Cómo viene la mano

El Presidente y Massa reunidos con una comitiva de gobernadores.

El Presidente y Massa reunidos con una comitiva de gobernadores.

Claro que para poner en marcha este operativo los gobernadores necesitan aval constitucional. En la mayoría de los distritos las cartas magnas provinciales permiten el desdoblamiento.

“En algunas provincias, y por la Constitución, la elección a gobernador e intendentes debe hacerse separada de la presidencial y dentro de los 90 días anteriores a la finalización del mandato”, explicaron ante A24.com desde una de las comarcas del PJ, de manera que cada Poder Ejecutivo puede decidir cuándo llamar a las urnas.

¿Qué genera esto? Que el peronismo se vaya “feudalizando”, según la mirada de los propios gobernantes involucrados. “Más que un movimiento nacional parece un grupo de señores feudales, cada uno metido en su mundo”, resumen entre los justicialistas.

Pero, para excusarse, en el PJ dicen que se busca “salvar la ropa” y advierten que “el mejor homenaje que se le puede hacer al peronismo es ganar las elecciones”. De esa otra máxima no escrita en el partido de poder se habló el viernes entre los gobernadores que fueron a La Plata.

El formoseño Insfrán se mantiene alineado al cronograma nacional.

El formoseño Insfrán se mantiene alineado al cronograma nacional.

“Aunque no lo digan, todos tienen su plan de contingencia y la prioridad es retener lo que se tiene, por eso van a hacer lo imposible por aferrarse a su territorio”, confirmaron en uno de los distritos consultados.

El viernes pasado estuvieron en La Plata Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Ziliotto (La Pampa), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Ricardo Quintela (La Rioja), Jorge Capitanich (Chaco) y Sergio Uñac (San Juan), además de Insfrán, y los vicegobernadores Rubén Dusso y Eugenio Quiroga, de Catamarca y Santa Cruz, respectivamente.

La crisis económica y la incertidumbre política determina que “no es momento de expandirse sino de mantener, a como dé lugar, lo que se tiene”, confían entre los peronistas del interior.

Y apelan a una consigna de corte económica para explicar el momento actual: “No hay que descapitalizarse”.

379 vistas 3