Gabriel Rocca, imagen y música: la historia detrás de las fotos de Charly García, Luis Alberto Spinetta, Virus, Pappo y Soda Stereo, entre otras

A los 18 años, Gabriel Rocca fue al festival Prima Rock, en septiembre de 1981, que se hizo en Ezeiza para disfrutar de varios de los grupos de la época como Litto Nebbía, Nito Mestre, Spinetta Jade, Miguel Cantilo y Punch, Virus, y Dulces 16, entre muchos otros. El joven llevó su cámara con la intensión de retratar ese momento tan especial cargado de música.

“Fui por las mías. Siempre fui muy caradura. Para dedicarte a esto hay que meterse. Le pude sacar a Spinetta, Virus y Nito Mestre. Después llevé las fotos a la revista Pelo y a la semana me ofrecieron trabajo”, recordó el famoso fotógrafo Gabriel Rocca a La Viola sobre sus comienzos. A 40 años de aquel momento, el artista recorre gran parte de su obra en la muestra “Rocca & Roll”.

Vista de la exposición «Rocca & Roll» (Foto: Gabriel Rocca).

“Es un museo a cielo abierto. El primero en la ciudad de Buenos Aires. Dada la desgracia que estamos viviendo por la pandemia, intenté realizar este museo donde la gente lo puede disfrutar gratis y a cualquier hora de la muestra. Lo bueno fue de generar un lugar que perdurará en el tiempo y que le dará lugar a otras exposiciones”, sostuvo sobre este espacio ubicado en la plaza Naciones Unidas, donde está la reconocida Floralis Genérica, y en el exterior del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, dentro de los Bosques de Palermo. . “El archivo que tengo de los ‘80 que decidí compartirlo”, agregó.

Charly García junto a Nito Mestre, a principio de los ´80 (Foto: Gabriel Rocca).

Una de las tantas fotos que están en la muestra es una de Charly García junto a Nito Mestre, a principios de los ‘80, donde se los ve sonrientes. ”En aquellos años habían lugares donde se presentaban bandas nuevas y los colegas iban a escucharlas. Tuve que hacer memoria, por suerte me ayudó mi amigo Marcelo Fernández Bitar, especialista en rock nacional. Esa puntualmente fue en el show del grupo Púrpura, donde también estaban los integrantes de Virus y de Los Abuelos de la Nada, entre otros. Yo fui por la revista Pelo y tenía oportunidad de estar en la cocina y descubrir nuevos personajes”.

Charly también aparece en otras, como su encuentro con Luis Alberto Spinetta, en el festival de BARock, de 1982. “Fue en Obras. Ese día García no tocaba pero sí Luis Alberto. Tengo toda la secuencia del encuentro, cuando se saludan y después miran a la cámara. En esa época se decía que había pica entre ambos, algo que suele pasar en la Argentina, pero no era así.

El artista se interesó pro la música desde muy chico. Cuando estudiaba en el Conservatorio San Martín se empezó a interesar por la fotografía. “Hay algo que tiene que ver con la creación. Como no podía componer encontré en las fotos la posibilidad de hacer lo que que soy: retratar interviniendo en la imagen. Vivo todo el día con música mientras estoy con otros trabajos”.

Pappo, en acción con Riff (Foto: Gabriel Rocca).

También aparece Pappo, en la época de Riff, con pantalones y campera de cuero, Gabriel Rocca lo retrató en un momento único sobre el escenario. “Era un personaje que quería mucho. Muy compinche a la hora de las fotos. No entiendo cómo él lograba identificar las cámaras en pleno recital, en un momento altísimo, donde te guiñaba el ojo y posaba para la cámara”.

Sobre aquella imagen, el artista la eligió por un dato curioso: “En aquellos años no había vallas en Obras y el público estaba pegado al escenario. Eran tres filas de seres humanos en el momento que tocaba Riff. Era una banda que tenía una energía superior.

Virus, grupo liderado por Federico Moura en aquellos años, desplegó una estética novedosa para nuestro rock, que iba más allá de su estilo. “Los conocí en ‘Prima Rock’, un festival más hippie, donde Marcelo (Moura) contó que estaba más preocupado por los naranjazos que por mirar el teclado. Fue una banda que vino a innovar con su propuesta y tuve la suerte de acompañarlos por muchos años. Federico fue una personal muy especial donde lo estético era su preocupación poniendo el detalle en la tapa de los discos”.

Integrantes de Virus y un encuentro en Pappo (Foto: Gabriel Rocca).

Estas dos figuras importantes de nuestro rock -Federico Moura y Pappo- también están retratados juntos, en un saludo en un camarín. “Fede fue muy criticado por su condición gay, hoy con los año no se entiende, y Pappo lo abrazaba, lo ayudaba, y entendía su música. Como esa delicadeza de Virus se emparentaba con la crudeza de Riff. Ambos hacían una música brillante”.

Virus, una de las primeras imágenes (Foto: Gabriel Rocca).

Raros peinados nuevos

En el recorrido por la muestra “Rocca & Roll” aparecen los Soda Stereo. Otro grupo que puso en primer plano su concepto de imagen. “A mediados de los ‘80, los músicos comenzaban a tener vestuaristas, maquilladores y peinadores. Virus había empezado con la idea, Charly García también se preocupó, en la época de Fiorucci, y Soda fue la banda que terminó de redondear este concepto. Hice fotos de prensa para la época del disco Signos, cuando estaban arrancando y eran muy jóvenes”, recordó el fotógrafo. “Esa foto de Gustavo Cerati, camuflado, y unas fotos a Luis Alberto Spinetta las elegí porque son las últimas que hice con ellos”, completó.

Zeta, Charly y Gustavo, en la época del disco «Signos» (Foto: Gabriel Rocca).

Si hablamos de las máximas figuras de aquella década no puede faltar Luca Prodan con Sumo. Ahí está el cantante italiano, con el torso desnudo y un pantalón jogging viejo, solo en el centro del escenario. “Era muy descuidado. Lo vi en recitales con los pantalones muy rotos. Era un personaje único, en la época post-Malvinas, y cantaba en inglés. Era una aplanadora, estaba también Ricardo Mollo, para el que tuvo la oportunidad de escucharlos en vivo era una banda increíble.

Luca Prodan, en pleno show (Foto: Gabriel Rocca).
Los Cadillacs, posando para la tapa de un disco (Foto: Gabriel Rocca).

También puso su cámara para Los Fabulosos Cadillacs. Gabriel Rocca los retrató para la tapa del álbum El satánico DrCadillac. “La hicimos en Vicente López, en el río, en una época de fotografía analógica, donde tuvimos que retocar con pincel. Ellos llegaron vestidos con los blazer azul del colegio y me sorprendió porque eran muchos. No sabía cómo tomar la imagen. Dejaron una huella muy importante en la música nacional y también a nivel latinoamericano”.