Elecciones en Francia: quién es Jean-Luc Mélenchon, el líder de extrema izquierda que dio vuelta los resultados

Francia se encamina hacia un Parlamento dividido tras las elecciones del domingo, en las que una alianza de izquierda encabezada por Jean-Luc Mélenchon se alzó inesperadamente con el primer puesto por delante de la extrema derecha, en un vuelco que impediría a Reagrupamiento Nacional (RN) de Marine Le Pen dirigir el Gobierno.

La coalición de izquierdas Nuevo Frente Popular (NFP) arrebató a la extrema derecha la victoria en las elecciones legislativas en Francia, donde se abre un período de incertidumbre sobre quién gobernará al no lograr ningún bloque la mayoría absoluta.

El NFP obtendría entre 177 y 192 de los 577 escaños de la Asamblea Nacional (cámara baja), seguido de la alianza de centroderecha del presidente Emmanuel Macron con entre 152 y 158 y del partido ultraderechista Agrupación Nacional (RN) y sus aliados con entre 138 y 145, según la última proyección de Ipsos, mientras sigue el escrutinio.

Los resultados suponen un revés para la líder ultraderechista, Marine Le Pen, que aunque gana diputados fracasa en su intento de lograr una mayoría, incluso absoluta, que las proyecciones consideraban posible hace apenas unos días.

Jean-Luc Mélenchon

«Nuestro pueblo ha rechazado claramente el peor escenario posible», declaró el líder de izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, para quien el NFP, que carece de mayoría absoluta, deberá «gobernar», pero sin «entablar negociaciones» con la alianza de Macron.

La amplia y potencialmente rebelde alianza estaba encabezada por Mélenchon, quien fue tres veces candidato presidencial (en 2012, 2017 y 2022, mejorando los resultados en cada elección) y líder del partido Francia Insumisa. A él se sumaron los socialistas, los comunistas, los Verdes y la Place Publique, encabezada por el popular miembro del Parlamento Europeo (MEP) Raphaël Glucksmann.

La estrategia electoral de la coalición de Mélenchon parece haber funcionado. Es que en la primera ronda electoral quedó en segundo lugar tras Agrupación Nacional (RN) de la extrema derecha y por delante del actual partido mayoritario del presidente, mientras que este domingo habría dado el batacazo.

Quién es Jean-Luc Mélenchon

Mélenchon, de 72 años, lleva décadas en la escena política francesa, en las que perfeccionó su lírica forma de hablar, mientras abraza sin concesiones las ideas de la izquierda. En el pasado, cuando era miembro del Partido Socialista, ocupó cargos ministeriales en gobiernos anteriores.

De acuerdo a su propia biografía, Mélenchon nació en Tánger, Marruecos, en 1951, y es licenciado en Filosofía y Letras Modernas. Como activista socialista, se convirtió en el senador más joven de Francia en 1986. También es autor de 19 libros, entre los cuales se destaca «La era del pueblo«, donde expone su teoría de la revolución ciudadana, indica su sitio web.

Desde las elecciones de 2017, los principales catalizadores para el rápido ascenso de Mélenchon parecen haber sido sus actuaciones en los debates presidenciales, donde se destacó por la combinación de ingenio, conversación fácil y su sencilla forma de hablar. Incluso a quienes no están de acuerdo con sus puntos de vista les gusta ver su desempeño en los debates.

Jean-Luc Mélenchon

Al respecto, Mélenchon es una de las figuras más divisivas de la política francesa, que entusiasma y horroriza a los votantes con sus desenfrenadas propuestas de impuestos y gastos; su retórica sobre la lucha de clases y sus posiciones controvertidas en materia de política exterior, especialmente en Gaza, ante lo que sus críticos lo acusan de antisemitismo, algo que él niega.

Antes de que la ola populista llegase a Europa en 2012, Mélenchon era un candidato marginal. Sin embargo, el escenario político sufrió grandes cambios en la última década, lo que permitió que el candidato gane popularidad entre los votantes más jóvenes, se destaque en redes sociales e incluso cuente con un famoso canal de YouTube.

Jean-Luc Mélenchon

Se trata de un «Viejo Insumiso» reciclado, desde senador y ministro del Partido Socialista a rebelde enojado de la izquierda, para ahora representar “al pueblo”. En el pasado, se mostró admirador de Hugo Chávez, Cristina Kirchner y la revolución Bolivariana.

Mélenchon era un senador socialista y trotskista como el exprimer ministro Lionel Jospin. Con una abuela andaluza y un español perfecto, el exministro de Educación de la enseñanza superior descubrió el neopopulismo chavista y kirchnerista y se enamoró de él. Tuvo inspiración en el argentino Ernesto Laclau, así como de su guía ideológica: su esposa, la politóloga y escritora belga, Chantal Mouffe.

El dirigente político es antieuropeo, pero desde una arista distinta a la de Le Pen. En ese sentido, propone salir de los tratados de Europa para reformarlos, por lo que promete un duro enfrentamiento con la canciller alemana Ángela Merkel. Además, piensa sacar a Francia de la OTAN y con su contrincante Marine Le Pen tienen un punto en común: su profunda admiración por el presidente ruso Vladimir Putin.

“Es una victoria en diferido”

La militancia de la Agrupación Nacional mostró toda su decepción por el resultado. Pero la dirigencia, representada por la propia Le Pen y su delfín y candidato a premier, Jordan Bardella, sabían en los días previos al balotaje que llegar al gobierno era una utopía.

El “establishment” político francés volvió a poner en práctica lo que denominan un “cordón sanitario” o republicano multipartidario para evitar la llegada al poder de un movimiento que consideran antidemocrático, xenófobo y racista. El pacto fue simple: retirar a los postulantes con menos posibilidades de triunfo en cada distrito para polarizar con el candidato de la Agrupación Nacional. El acuerdo logró el objetivo, por ahora. Sin ese pacto, la extrema derecha estaría hoy en condiciones de formar gobierno sin necesidad de alianzas.

Marine Le Pen, líder de la Agrupación Nacional (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)
Marine Le Pen, líder de la Agrupación Nacional (Foto: REUTERS/Sarah Meyssonnier)Por: REUTERS

Más allá del complejo panorama político e institucional que se abre ahora en Francia, la derecha radical salió fortalecida de esta elección. “La marea sube, no lo suficiente esta vez, pero sigue subiendo. Esto es una victoria en diferido”, dijo Le Pen, hija del histórico y controvertido dirigente Jean-Marie Le Pen, expulsado del partido en 2018 por sus posiciones extremas.

Marine Le Pen seguirá manejando desde la Asamblea Nacional los hilos de la derecha radical. Pero es Jordan Bardella el dirigente que se proyecta como el nuevo líder. Con solo 28 años, es visto por algunos sectores de la juventud como un verdadero “rock star”. Como eurodiputado electo, tiene un largo camino por recorrer en la política francesa.

Ahora, la derecha radical se apresta a digerir su derrota. El debate interno volverá a estar puesto en su incapacidad de ganar unas elecciones a nivel nacional. También deberá depurar a viejos dirigentes que insisten en declamar posiciones racistas y xenófobas con un marcado acento en las tradicionales posiciones anti-inmigrantes del partido. Para Bardella se trata de “cuatro o cinco ovejas negras”. Para el resto del arco político es un claro modelo antidemocrático.

Le Pen se colocará ahora el traje de jefa de la oposición, evitando cualquier acuerdo parlamentario, tal como hizo Giorgia Meloni antes de que su partido Hermanos de Italia ganara las elecciones de su país en 2022. Macron seguirá en el cargo hasta mayo de 2027, sin importar el signo político que logre formar gobierno. En medio de ejecutivos cada vez más débiles y con crecientes reclamos de la sociedad, la pregunta que se hacen hoy todos en Francia es hasta cuándo podrá aguantar este frágil dique multipartidario el ascenso al poder de la derecha radical.

Loading