Foo Fighters pedirá una prueba de vacunación para entrar a sus shows

Lentamente, las grandes figuras están volviendo a los escenarios, sin dejar de lado las medidas sanitarias. Foo Fighters fue una de las primeras en brindar shows masivos en época de pandemia. A mediados de junio, el grupo se presentó en el Madison Square Garden a sala llena. “Estuvimos esperando este día durante más de un año”, destacó Dave Grohl antes de su show en el templo de Nueva York. “Preparate para una noche larga, con gritos por los 26 años de Foos”, agregó entusiasmado.

Para ingresar, los adultos tenían que estar vacunados, mientras que los chicos menores a 16 años tuvieron que presentar una prueba rápida o PCR negativo. El grupo se despachó con un poderoso setlist, con algunas sorpresas como la participación del comediante Dave Chappelle en el cover de “Creep” de Radiohead. También sonó el clásico de Queen, “Somebody To Love”. El baterista Taylor Hawkins se hizo cargo de la voz, mientras Grohl y el resto de los integrantes aportaron toda su energía para este momento tan especial.

Esta semana, Foo Fighters se presentará por primera vez en Alaska, en Anchorage el 17 , el 19 de agosto en el Dena’ina Center y en Fairbanks, el 21 de agosto, en el Carlson Center. Para poder ingresar a los shows, los fans deberán estar vacunados contra el COVID-19 o recibir un resultado negativo de la prueba 48 horas antes del espectáculo.

Según Blabbermouth, los resultados negativos de las pruebas o la prueba de vacunación (14 días después de la última inyección de la vacuna) deben presentarse antes de entrar en el recinto. Los niños menores de 12 años o los seguidores con una razón médica válida que impida la vacunación deberán someterse a una prueba diagnóstica de COVID-19 en las 48 horas previas al evento. También se fomentará el uso de tapabocas.

An anti-vaccine protester holds a banner outside Madison Square Garden ahead of a Foo Fighters’ show, which required proof of vaccination to enter, in New York City, U.S., June 20, 2021. REUTERS/Andrew KellyPor: REUTERS

La semana pasada, las dos principales promotoras de conciertos y festivales de música en los Estados Unidos, AEG y Live Nation, empezarán a pedir las pruebas de vacunación al público y a los trabajadores de sus espectáculos.

AEG, la segunda compañía más importante, anunció el jueves que a partir del 1 de octubre exigirá estén completamente vacunados, mientras que Live Nation dejará la decisión sobre los asistentes en manos de los artistas pero pedirá el certificado a sus empleados.

La medida más drástica, tomada por AEG, afecta a varios de los festivales más importantes del mundo como Coachella, Firefly o el festival de Jazz de Nueva Orleans, que tuvo que ser cancelado recientemente por el aumento de casos de covid-19.

“Hace apenas unas semanas, éramos optimistas sobre hacia dónde se dirigían nuestro negocio y nuestro país. La variante delta, junto a la resistencia a las vacunas, nos está empujando en la dirección equivocada”, aseguró en un comunicado el director de la compañía, Jay Marciano. AEG puso esta fecha -1 de octubre- para que todos los interesados tengan tiempo de vacunarse. Pero una vez alcanzada, no habrá excepciones y los artistas deberán aceptar la norma.

“Llegamos a la conclusión de que, como líderes del mercado, nos correspondía adoptar una postura efectiva sobre el estado de vacunación”, explicó. Por su parte, su principal competidor, Live Nation, solo requerirá el certificado de vacunación a sus empleados, pero dejará que cada artista decida esa exigencia para su público.

Por ejemplo, Maroon 5 está pidiendo el certificado o una prueba negativa de menos de 48 horas para todos los espectáculos de la gira que iniciarán la semana que viene. Billie Eilish, Harry Styles, Jonas Brothers, Kiss y Pitbull son varios de los artistas que tienen conciertos programados con esta productora, aunque de momento no anunciaron su postura.