Fernández le «cerró el grifo» a Gutiérrez tras las elecciones

El presidente Alberto Fernández le cerró el grifo de las partidas presupuestarias discrecionales al gobernador Omar Gutiérrez después de las PASO. Hasta ahí, la de Neuquén había sido una de las gobernaciones más favorecidas en el reparto discrecional si se lo mide en función de la población de cada provincia.

El dato es uno de los tantos que surgen de un completo informe de la coyuntura económica, epidemiológica y política que rodeó al proceso electoral producido por el IERAL, de la Fundación Mediterránea.

En el caso de las partidas discrecionales que envía la Nación a las provincias, el instituto de la fundación cordobesa estimó las remesas mensuales por habitante entre enero y agosto diferenciadas de las que siguieron en septiembre y octubre. Neuquén era de las más beneficias hasta entonces, con 1657 pesos por habitante por mes. La suma saltó a 2090 pesos por habitante por mes en los dos meses siguientes a las elecciones.

El tamaño de la variación es menor al que se presentó en 20 de las 24 jurisdicciones. Sólo fue inferior en Corrientes, Chaco y Córdoba. En las cuatro provincias el gobierno nacional perdió las PASO. Sólo en Chaco pudo revertir el resultado en las generales del 14 de noviembre.

La zona del empleo estatal

Del análisis de los datos económicos relacionados con el humor electoral surge también que Neuquén está entre las provicias que tienen más trabajadores en la órbita privada que en Estado. De acuerdo a los informes oficiales sobre trabajo registrado, en Neuquén hay 8 trabajadores estatales por cada 10 del sector privado en blanco. Neuquen se ubica en un grupo intermedio de provincias según la relación de empleos públicos y privados. En nueve jurisdicciones el peso de la masa laboral privada es mayor que en Neuquén.

Santa Fe y CABA tienen cuatro estatales cada 10 privados. En la otra punta, está Río Negro con 24 estatales cada diez privados.

La relación con más trabajadores absorbidos por las empresas que por el Estado aumentó el impacto de los empleos destruidos en la actividad privada en el inicio de la pandemia.

Neuquén registra la mayor pérdida de empleos privados registrados desde que se inició la pandemia. La variación a la baja del tamaño de la masa laboral privada rondó el siete por ciento.

Si bien hace rato comenzó la recuperación, todavía está lejos el mercado laboral privado de recomponer su tamaño de prepandemia.

El empleo y las necesidades básicas insatisfechas (NBI) de la población en algún punto se autolinkean. En esa materia Neuquén está peor que 11 provincia, es decir tiene un índice NBI mayor. El índice es el porcentaje de la población que no logra satisfacer las necesidades básicas.

La Pampa es la mejor provincia en cuanto al índice NBI, con 5,7. Neuquén lo duplica con creces, con 12,4, una cifra que a la vez es la mitad de la peor provincia en esta materia, que es Formosa con un índice de 25,2.

La economía local le da independencia al gobierno

Neuquén es la tercera provincia del país en cuanto a disposición de recursos fiscales per cápita. Está después de Tierra del Fuego y Santa Cruz. No obstante, Neuquén tiene mucho mayor porcentaje de recursos propios no sólo que las dos provincias mencionadas sino que todas las restantes, salvo la Ciudad de Buenos Aires, que es una máquina de recaudar. Los datos están referenciados con la situación registrada el año pasado. Los ingresos totales de Neuquén redondearon el equivalente a 173.300 pesos por habitante.

A los denominados recursos propios en los balances del origen de los recursos en el caso de Neuquén hay que sumarle las regalías, que son las nutridas del país cuando se las divide por la población de la jurisdicción, gracias a la producción ascendente de Vaca Muerta. También se cuentan las regalías por el uso de los ríos para la generación eléctrica.

Entre la recaudación provincial y las regalías Neuquén tiene más ingresos propios que ninguna jurisdicción, salvo la capital del país. Esto implica que los gobiernos neuquinos tienen los márgenes de autonomía frente al poder central más amplios del interior del país.

En ninguna otra provincia es tan acotado el peso de las transferencias automáticas (fijadas por las leyes) y discrecionales (a criterio del Ejecutivo nacional) como en Neuquén.

Después de la fuerte caída de la economía provincial en los primeros meses de la pandemia, los ingresos propios y las regalías pegaron saltos mensuales considerables hasta llegar a los niveles previos a la pandemia. La producción de Vaca Muerta no deja de romper récords propios a la vez que la entrega de crudo y gas de otras cuencas, que están atadas al convencional, no para de contraerse.

Esta situación le permitió a la provincia mejorar sus ingresos rápidamente. Es que no sólo creció el monto de las regalías, sino también los impuestos que pagan las empresas atados al desempeño de La producción en Vaca Muerta batió récord tras récord este año. la renta que obtienen.