«Es un golpe de Estado técnico»: el candidato progresista Bernardo Arévalo denuncia la suspensión de su partido, que pasó a la segunda vuelta en las elecciones de Guatemala

El proceso electoral de Guatemala se ha visto inmerso en una gran incertidumbre después de que un juez suspendiera el partido progresista Movimiento Semilla, que ha pasado a la segunda vuelta de los comicios generales.

Esta suspensión se produjo apenas una hora después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) oficializara, tras 17 días de demora por diversos recursos judiciales, los resultados de la primera vuelta de las elecciones celebradas el pasado 25 de junio.

Esta segunda ronda presidencial deberá enfrentar el 20 de agosto a la primera dama Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza, y al candidato de centro izquierda Bernardo Arévalo, líder del Movimiento Semilla.

La suspensión del partido «es un golpe de Estado técnico», ha denunciado Arévalo en una entrevista con «noticiero Guatevisión».

Según el candidato, se trata de «una acción desesperada de un grupo político criminal que se da cuenta que tiene los días contados en términos del control sobre el poder político», dijo al programa.

La cancelación del partido ha sido promovida por el Ministerio Público, a cuyo mando se encuentra el fiscal Rafael Curruchiche, que está sancionado por Estados Unidos por corrupción.

El fiscal anunció el miércoles que un juez había ordenado la suspensión de la personalidad jurídica el Movimiento Semilla en un plazo de 24 horas. Según Curruchiche, el partido habría incurrido en la inscripción de personas sin su consentimiento y lo acusó de «actos de corrupción».

Arévalo, quien dio una entrevista poco después del anuncio a la cadena CNN en Español, aseguró que la ley electoral de su país no permite que se suspenda a un partido después de la convocatoria electoral, y que emprenderá acciones legales.

«Estamos en la segunda vuelta, tal como lo oficializó el TSE», subrayó Arévalo, quien insistió en que la decisión del juzgado no tiene sustento legal.

Aún no hay claridad sobre los efectos que el fallo del juez pueda tener en la segunda vuelta, particularmente después de que el propio TSE dijera no haber sido notificado del fallo aún.

Con el anuncio ayer del TSE se ponía fin a semanas de espera después de que el organismo hubiera suspendido la certificación de los resultados de la primera vuelta a petición de varios partidos, incluyendo el de la candidata Torres.

Semanas de dudas

La presidente del Tribunal Supremo Electoral de Guatemala.
Pie de foto,La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Irma Palencia, confirmó los resultados de la primera vuelta del pasado 25 de junio.

El 1 de julio, la Corte de Constitucionalidad (CC) de Guatemala le otorgó un amparo a nueve partidos políticos que participaron en la convocatoria del 25 de junio, y que reclamaban que se hiciera un recuento por sospecha de fraude.

Con el mandato de la Corte, el TSE suspendió la oficialización de los resultados y organizó una maratónica jornada de recuento de actas de tres días. Después del recuento, las juntas departamentales encontraron que no había evidencia de fraude y reportaron sus resultados al TSE.

EE.UU. elogió la decisión del TSE de certificar los resultados de la primera vuelta a través de Brian A. Nichols, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Pero a su vez, resaltó la preocupación que genera la nueva incertidumbre por el fallo del juez a petición de la fiscalía: «Estamos profundamente preocupados por las nuevas amenazas del Ministerio Público contra la democracia electoral de Guatemala», expresó Nichols.

«Las instituciones deben respetar la voluntad del pueblo guatemalteco», agregó.

Loading