El récord histórico del precio de la luz en España acorrala al Gobierno de Pedro Sánchez

El curso político en España empieza con nuevas sacudidas en el seno del Gobierno de Pedro Sánchez. La factura de la luz sigue siendo un elemento de fricción entre los socios del Ejecutivo después de todo un verano en el que el precio de la energía está sumando, día a día, máximos históricos. En apenas un año, el precio de la luz se ha disparado en España cerca de un 200%. El jueves 25 de agosto, la factura marcó un nuevo máximo histórico al superar los 122,7 euros por megavatio hora (frente a los 39,5 euros de hace doce meses), lo que supone el sexto registro máximo de la historia del precio de la energía en España. Todos ellos producidos durante este mes de agosto.

El elevado precio de la energía no sólo ha marcado el enésimo desencuentro entre los socios de Gobierno. También, y lo que es más importante para la estabilidad del Ejecutivo de Pedro Sánchez, ha generado enormes diferencias con todos aquellos grupos políticos que apoyaron al líder socialista en su moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy. Un grupo de formaciones políticas que fueron claves en la investidura de Sánchez le reclama ahora su apoyo para que el Congreso de los Diputados investigue la fuerte subida de la luz registrada en el mes de agosto y su impacto sobre el bolsillo de millones de hogares y empresas españoles. La decisión del grupo socialista sobre esta comisión de investigación marcará los apoyos de estos grupos en cuestiones tan trascendentales como la aprobación de los Presupuestos, la nueva reforma de las pensiones, la novedosa propuesta del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o los diferentes cambios normativos que son necesarios para la gestión de los Fondos Europeos de Reconstrucción.

La propuesta de abrir una investigación formal en el Parlamento es liderada por Más País-Equo y Compromís, aunque también se han sumado ya otras fuerzas como Nueva Canarias y ERC. Su objetivo es convocar a distintos expertos, analizar las distintas medidas que podrían aprobarse para abaratar el coste de la energía. El calendario propuesto por los solicitantes de la investigación es de tres meses con la idea de que las conclusiones estén listas en el inicio de 2022 y puedan aprobarse medidas rápidas con el mayor consenso político posible.

La clave es si Unidas Podemos y PSOE se sumarán a la propuesta. La primera formación ha sido especialmente activa en las últimas semanas en la propuesta de medidas a sus socios de Gobierno para intentar abaratar la luz. Todas sus ideas, desde la creación de una eléctrica pública hasta la intervención del mercado fijando precios fijos para nuclear e hidráulica, han sido hasta ahora despreciadas por la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Riberaargumentando falta de análisis. Ante estos desplantes y dado lo que se juega la formación ‘morada’ con la bandera eléctrica -prometieron bajar la factura y por el momento sólo se ha disparado-, lo lógico es que apoyen la propuesta. Aún así, todavía no tienen una decisión tomada.

La situación todavía es más compleja para el PSOE, que ejerce las competencias energéticas en el Gobierno y que hasta este momento ha sido incapaz de controlar el recibo con medidas como la rebaja del IVA o el mayor impulso a las energías renovables. La propia Ribera quiere volver a coger el volante de la crisis eléctrica en el inicio del curso político y por este motivo comparecerá el próximo lunes en el Congreso para explicar las causas que están tras el encarecimiento del megavatio hora. Fuentes socialistas aseguran que aún no han recibido la propuesta de investigación, y por eso eluden responder sobre su potencial apoyo.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica del Gobierno, Teresa Ribera durante un acto en el Cercle d'Economia de Barcelona.La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica del Gobierno, Teresa Ribera durante un acto en el Cercle d’Economia de Barcelona.

Lo cierto es que el otoño se avecina muy complicado para Ribera y el propio Pedro Sánchez, con un precio de la luz que según los mercados de futuros continuará subiendo hasta al menos el próximo mes de noviembre. El coste del megavatio hora batió este jueves un nuevo récord al superar los 122,7 euros y dispara la media mensual por encima de los 103 euros, casi el triple de lo que valía en el mismo mes del año anterior.

La posible investigación en el Parlamento sería el duro broche para Sánchez ante un tema en el que su socio de Gobierno se ha convertido en su principal opositor. A principios de esta semana, apenas unas horas antes de que se celebre el primer Consejo de Ministros del nuevo curso, Unidas Podemos exigió al PSOE “valentía” para abaratar la luz y hacer frente a las eléctricas, recortando sus ingresos entre 1.500 y 3.200 millones.

El Ministerio de Derechos Sociales que dirige Ione Belarra y el de Consumo que pilota Alberto Garzón, enviaron sendas propuestas al sector socialista del Ejecutivo con medidas que “permitirían reducir de forma inmediata la factura de la luz en nuestro país”. Algunas de las medidas planteadas por el sector morado de la coalición pasan por el establecimiento de un precio fijo para la energía nuclear y el de un precio máximo para la energía hidroeléctrica.

“A pesar del esfuerzo para transformar el mercado eléctrico y así acabar con los récords de la luz, el Gobierno debe ser consciente de que tenemos que hacer más. Desde UP proponemos limitar el precio a la energía nuclear e hidroeléctrica para bajar de forma inmediata la factura”, ha expuesto la ministra Belarra en las redes sociales, en un claro mensaje al PSOE, al que señalan de esta manera por no querer hacer frente a las eléctricas.t

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, posan durante la firma de un convenio para mejorar las condiciones laborales de las personas jóvenes en el Instituto de la Juventud, Madrid, (España). La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, posan durante la firma de un convenio para mejorar las condiciones laborales de las personas jóvenes en el Instituto de la Juventud, Madrid, (España).

Desde los primeros minutos del Gobierno de coalición se ha puesto en evidencia el enfrentamiento entre ambos socios. Pero es la primera vez que Unidas Podemos vuelve a amagar con salir a las calles para generar un ruido que silencie su falta de influencia en la toma de decisiones del actual Ejecutivo. Una situación que viene manifestándose desde la salida de Pablo Iglesias como vicepresidente primero. En esta ocasión, contra la “estafa” que supone la subida del precio de la luz. “Que a nadie le quepa la más mínima duda que, desde Unidas Podemos, daremos la batalla en todos los espacios (gobierno, parlamento, calle) para poner fin a este expolio”, ha expresado también Echenique a través de su cuenta de Twitter.

Pese a que la vicepresidenta cuarta Teresa Ribera ya descartó abordar mediante un decreto ley medidas para abaratar la luz como pide Unidas Podemos, los morados insisten en emplear esta mecanismo en “un próximo Consejo de Ministros”.

Esta exigencia de Unidas Podemos ha vuelto a causar malestar en el ala socialista, donde consideran que su socio busca ganarse el aplauso ante una situación de compleja resolución para desmarcarse del malestar ciudadano que causa este asunto. Desde el Ministerio de Transición Ecológica han agradecido la propuesta de sus socios, pero no prevén hacer caso a la misma.