El “pase sanitario” gana terreno en el mundo, ¿cómo funciona?

Ya son varios los países que han adoptado un sistema de certificación para comprobar el estado de vacunación de un ciudadano. En caso de que no cuenten con esta, se les negaría al acceso a ciertos lugares.

El “pasaporte de vacunación”, vigente desde hace semanas en Austria, Dinamarca, hace unos días en Francia y próximamente en Nueva York, que reserva el acceso a determinados lugares públicos a las personas vacunadas, curadas o negativas, está ganando terreno.

Los pioneros son Dinamarca, Hungría y Austria

En la primavera boreal, Hungría, Austria y Dinamarca estuvieron entre los primeros países europeos en implementar sistemas de pases sanitarios.

En Dinamarca, el pase sigue siendo obligatorio para acceder a varios lugares, como peluquerías o gimnasios.

Hungría, que inoculó rápidamente a su población las vacunas rusas y chinas, comenzó a emitir “certificados de inmunidad” desde marzo. A partir de mayo, estas tarjetas se utilizaron para reabrir hoteles, teatros, salas de cine y el interior de los restaurantes.

Desde entonces, estas restricciones se han levantado, pero aún se requieren certificados en los centros de salud y para reuniones de más de 500 personas.

En Austria, desde que se llevó a cabo la reapertura general a mediados de mayo, era necesario presentar una prueba negativa, un certificado de anticuerpos o una prueba de vacunación en hoteles, restaurantes, gimnasios, museos, conciertos, peluquerías y eventos deportivos. Esta regla se mantiene vigente.

Un certificado europeo para viajar

El pase sanitario en formato europeo, con un código flash que permite comprobar si el portador está vacunado o tiene una prueba negativa reciente, entró en vigencia el 1 de julio en la Unión Europea.

Permite a los viajeros cruzar las fronteras de 33 países del Viejo Continente: los 27 Estados miembros de la Unión Europea y otros seis países vecinos (Androrra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, Suiza). En todo caso, las reglas varían según el destino y el país de origen.

Uso limitado en Portugal e Irlanda

En Portugal, se requiere un pase sanitario para alojarse en un hotel o para clases colectivas en gimnasios. También es obligatorio para acceder a las salas interiores de los restaurantes, pero solo los fines de semana y días festivos. En Irlanda, el pase sanitario solo es necesario para acceder a las salas interiores de restaurantes y pubs.

Uso extensivo en Francia e Italia

En Francia, el pase sanitario comenzó a ser obligatorio el 21 de julio para entrar a establecimientos culturales y de ocio (museos, cines, parques temáticos, festivales, ferias) que acojan a más de 50 personas.

A partir del lunes, se amplía (para mayores de 18 años) a cafés, restaurantes, aviones, trenes, autobuses para viajes largos y ferias profesionales. El pase también se vuelve obligatorio para visitantes o pacientes que no acudan de urgencia a establecimientos de salud y residencias de ancianos.

FRANCIA ÚLTIMO MOMENTO:  El Gobierno francés rebaja las exigencias del certificado Covid que pedirá para entrar en bares y otros lugares públicos

El certificado sanitario que desde este lunes se exigirá en Francia para entrar en bares, restaurantes y otros lugares públicos será válido con una prueba negativa de menos de 72 horas, y no de 48, anunció este domingo el ministro de Sanidad, Olivier Véran.

Además de una PCR o una prueba de antígenos, también se aceptará un autotest, indicó en una entrevista en el diario Le Parisien, según el cual estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones.

El ministro hizo públicas estas modificaciones un día después de que 237.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de ese certificado y contra la obligación de que el personal sanitario esté vacunado como muy tarde para el 15 de octubre.