El impacto de un segundo asteroide podría estar vinculado con la extinción masiva de los dinosaurios

La nueva hipótesis sugiere que de un mismo cuerpo celeste se desprendieron el segundo asteroide y el que dio origen al cráter Chicxulub

Hace 66 millones de años un asteroide impactó al noroeste de la península de Yucatán, dando lugar así al cráter Chicxulub. El cataclismo generado por este cuerpo inició una extinción masiva que se llevó al 75 % de las especies que en ese entonces habitaban la Tierra. Sin embargo, es posible que esta no fuera la única gran roca que golpeó al planeta. Hallazgos recientes sugieren que un segundo asteroide pudo haber estado relacionado con el evento fatal.

Segundo asteroide
Science Photo Library/Getty Images

El asteroide, que hasta ahora está vinculado con esta extinción, se estima que tenía unos 12 kilómetros de diámetro. Su impacto abrió una depresión de 200 kilómetros de ancho y ocasionó terremotos, tsunamis y una tormenta de fuego. A largo plazo, este desastre se vio secundado por la acumulación de diversos materiales que cubrieron la atmósfera. Esto, como consecuencia, trajo un periodo de congelamiento, del cual muchas especies no lograron sobrevivir.

 

Pese a ello, la historia podría no estar completa. En efecto, recientemente, un grupo de investigadores encontró otro cráter, ubicado a 400 kilómetros de las costas de Guinea (África). Debido a las proporciones del cuerpo que pudo chocar en esta parte del planeta, y a otros detalles de la investigación, los científicos señalan que existe una alta probabilidad de un segundo asteroide involucrado en la extinción de hace 66 millones de años. El estudio en caso ha sido publicado por la revista Science Advances.

Un segundo asteroide podría estar relacionado con la extinción de los dinosaurios

El cráter recién hallado ha recibido el nombre de ‘Nadir, debido a un volcán submarino cercano. La gran depresión fue identificada por Uisdean Nicholson, un investigador de la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, Escocia. Esto ocurrió gracias al registro de la zona que había estado haciendo el especialista, con el objetivo de buscar un lugar idóneo para perforar y seguir estudiando los pasados cambios climáticos de la Tierra.

«ESTAS ENCUESTAS SON COMO UN ULTRASONIDO DE LA TIERRA. PROBABLEMENTE PASÉ LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS INTERPRETÁNDOLAS, PERO NUNCA HABÍA VISTO NADA COMO ESTO«, LE DIJO NICHOLSON A LA BBC.

El cráter Nadir tiene un ancho de 8.5 kilómetros y se halló a más de 300 metros bajo el lecho marino.  Las proporciones de este segundo asteroide figuran como menores, comparadas con las del cuerpo que dio origen al cráter Chicxulub. No obstante, los investigadores indican que el segundo pudo haber ocasionado terremotos y tsunamis, uniéndose así a la devastación generada por el primero.

 

La nueva hipótesis de los científicos involucrados indica que de un mismo cuerpo celeste se desprendieron dos grandes asteroides: el del cráter Chicxulub y el del cráter Nadir. Los especialistas llegaron a este supuesto luego de analizar las capas geológicas adyacentes al cráter de África. El resultado mostró que la depresión se formó hacia finales del periodo Cretácico, es decir, hace aproximadamente 66 millones de años.

Lo que falta por conocer

El significado de este descubrimiento puede alcanzar nuevos horizontes. Los científicos podrían partir de este nuevo hecho para conocer las consecuencias del golpe de un segundo asteroide. Esto, desde luego, es con miras a ver lo qué podría sufrir la Tierra en un futuro a causa de este antecedente.

«UN PRIMO MUCHO MÁS PEQUEÑO, O UNA HERMANA, NO NECESARIAMENTE SUMA A LO QUE SABEMOS SOBRE LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS, PERO SÍ SUMA A NUESTRA COMPRENSIÓN DEL EVENTO ASTRONÓMICO QUE FUE CHICXULUB«, LE DIJO SEAN P.S. GULICK, UNO DE LOS RESPONSABLES DE ESTA INVESTIGACIÓN, A LA BBC.

Por otra parte, es debido también reconocer que no todos los científicos se encuentran igual de entusiasmados por este descubrimiento. Es el caso de Michael Rampino, geólogo de la Universidad de Nueva York. Este especialista menciona que este segundo asteroide está lejos de haber ocasionado una catástrofe como la causada por el de Chicxulub, por ello, considera que no se les puede dar una importancia similar, ya que los efectos no habrían sido globales.

Segundo asteroide
SCIEPRO/Getty Images

Los científicos aún necesitan inspeccionar las rocas del cráter de África para tener pruebas más concretas sobre el asunto. De acercarse a lo que aquí proponen, entonces habría nuevas interrogantes con respecto a esa extinción masiva. Todavía quedan detalles importantes para esclarecer qué fue exactamente lo que ocurrió hace 66 millones de años.

371 vistas 2