EEUU pone en jaque a Nicolás Maduro

El empresario colombiano, acusado por lavado de dinero y presunto testaferro de Nicolás Maduro, fue extraditado a Estados Unidos desde Cabo Verde, donde se encontraba detenido desde el 12 de junio de 2020. El Gobierno venezolano calificó el hecho de «secuestro» y, como represalia, interrumpió el diálogo con la oposición, cuya cuarta sesión debía empezar este 17 de octubre en Ciudad de México.

Luego de 16 meses, el empresario colombiano Álex Saab fue extraditado desde Cabo Verde hacia Estados Unidos. Saab, quien fue detenido en el 12 de junio de 2020 cuando su avión hizo una parada técnica en el aeropuerto internacional Amilcar Cabral de la isla de Sal, era reclamado por las autoridades estadounidenses debido a acusaciones de lavado de dinero.

Saab, que tiene doble nacionalidad colombiana y venezolana, llegó a Miami en un avión del Departamento de Justicia de Estados Unidos, organismo que también confirmó su extradición. En principio, su primera comparencia en la corte sería el próximo lunes.

La medida se concretó luego de que el jueves, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde, quien había considerado constitucional la extradición el 7 de septiembre de este año, enviara la orden definitiva a la Fiscalía General caboverdiana para hacerla efectiva.

El diálogo en Venezuela, interrumpido tras la extradición

La primera consecuencia del traslado del empresario fue la cancelación de los diálogos entre el Gobierno venezolano y la oposición en México.

Tras culpar a Colombia, Estados Unidos y a la oposición de la situación, el presidente de la Asamblea Legislativa y jefe de la delegación oficialista en las conversaciones, Jorge Rodríguez, aseguró que no asistirán a la cuarta ronda que debía comenzar este 17 de octubre en Ciudad de México “como expresión profunda de nuestra protesta frente a la brutal agresión contra la persona y la investidura de nuestro delegado Álex Saab”.

Cabe recordar que, pese a su detención en Cabo Verde, el empresario había sido nombrado miembro de la delegación gubernamental en los diálogos con la oposición.

Además, en un comunicado, desde el Ejecutivo de Nicolás Maduro calificaron la extradición de Saab como un «secuestro» a cargo de Estados Unidos, «en complicidad con autoridades de Cabo Verde».

Por su parte, referentes de la oposición venezolana celebraron la extradición de Saab. «No hay intocables. Tarde o temprano todos los que han saqueado a Venezuela y cometido delitos de lesa humanidad van a caer. La justicia siempre llega. Luego de un proceso largo y complejo es extraditado a EE. UU. Álex Saab, el mafioso mayor de Maduro, (su esposa) Cilia Flores y su entorno», aseveró el opositor Carlos Vecchio en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, el exdiputado Julio Borges indicó que «la extradición de Álex Saab a EE. UU. es un paso fundamental que conduce a la justicia y a la verdad ante lo que ha sido el saqueo, la corrupción y la red de crimen organizado que hoy sostiene y alimenta al régimen de Maduro».

A las celebraciones se sumó el líder opositor Juan Guaidó, quien a la vez condenó la «irresponsable suspensión» de los diálogos en México. También afirmó que los funcionarios chavistas «evaden de nuevo la atención urgente al país, que hoy sufre con 76,6 % de pobreza extrema».

Por otro lado, el presidente colombiano Iván Duque consideró que la extradición de Saab «es un triunfo en la lucha contra el narcotráfico, el lavado de activos y la corrupción que ha propiciado dictadura de Nicolás Maduro». «Colombia ha apoyado y seguirá apoyando a los EE.UU. en investigación contra red de crimen trasnacional liderada por Saab», subrayó.

Un largo periplo judicial que llega a su fin con la extradición

El traslado de Álex Saab a Estados Unidos puso fin a 16 meses de batalla judicial. Los abogados de Saab iniciaron apelaciones en las que argumentaban que la detención se llevó a cabo de manera inconstitucional, ya que, según la defensa, el empresario fue arrestado por una circular roja de Interpol enviada por Estados Unidos de forma extemporánea.

Todo el proceso, además, fue cuestionado por el Gobierno de Venezuela que, desde su arresto, aseguró que Saab era un «agente» del Gobierno que se hallaba «en tránsito» en Cabo Verde.

También la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), a la que pertenece Cabo Verde, quiso detener el pedido de extradición luego de que la corte regional del bloque catalogara el arresto de «ilegal». El gobierno caboverdiano no oyó el llamado a pesar de las advertencias de represalias por incumplir la decisión.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos de la ONU también había ordenado en junio de este año frenar la extradición de Saab y pidió que se garantizaran sus derechos.

Las acusaciones contra Álex Saab

El nombre del empresario Álex Saab salió a la luz cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega Díaz lo acusó en 2017 de ser uno de los presuntos testaferros del presidente venezolano Nicolás Maduro.

“En 2017 revelé con pruebas el vínculo criminal entre Álex Saab y Nicolás Maduro. Hoy la extradición del principal testaferro de la autocracia a Estados Unidos es un logro para quienes buscamos justicia contra los responsables de la tragedia y el caos que viven los venezolanos.”

Saab, nacido en Barranquilla y de ascendencia libanesa, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios al Gobierno de Nicolás Maduro.

Estados Unidos lo acusa a él y a los hijastros de Maduro de lucrarse con estas operaciones de «cientos de millones de dólares».

Con EFE y Reuters

4 vistas 1