Crimen de Plottier: las cámaras de seguridad ubicaron a la imputada en la zona del crimen

A las 18.19 una cámara de seguridad de la comisaría séptima de Plottier, ubicada a dos cuadras de la casa de Roque Mora, mostró a Sara Miranda caminando por la zona, el 10 de julio de 2020. A las 18.34 otro dispositivo colocado en un taller metalúrgico registró su ingreso a la vivienda, en la que permaneció muy poco tiempo, apenas hasta las 18.38. Allí se cruzó con una exempleada de la familia, que posteriormente la reconoció. Las antenas de telefonía celular también la localizaron en el mismo sitio.

Las imágenes fueron exhibidas hoy ante el jurado popular que deberá definir si Miranda es la responsable de haber matado a Mora, luego de robarle una suma cercana a los 50.000 pesos. El policía que declaró fue quien analizó el material audiovisual. A las 19.50 las cámaras tomaron a alguien que entró a la casa del hombre de 73 años y se retiró a las 21.30. Esa persona, para el testigo, es la imputada y en ese lapso se cometió el crimen. La defensora, Jorgelina Montero, cuestionó en su contraexamen que el efectivo haya identificado a la acusada, cuando solo se veía una silueta a gran distancia.

Una de las imágenes de las cámaras que se le exhibió al jurado. Foto captura.

Otro de los testigos que compareció fue el dueño de la casa que alquilaba Miranda. Ella le adeudaba dos meses de alquiler y el pago del servicio de la luz. El hombre contó que el 12 de julio canceló parte de ese monto. Los acusadores -fiscalía y querella- intentan demostrar que lo hizo con el dinero que le había sustraído a Mora. Una amiga de Miranda declaró que a ella también le devolvió un préstamo de 10.000 pesos, después de esa fecha.

Ambas solían jugar con una aplicación del casino que permite realizar apuestas desde el celular, con validación de una quiniela. La propietaria de una agencia en Plottier afirmó hoy en el juicio que tuvo un inconveniente con la imputada por un error en el monto del crédito que se cargó. Eso le valió a Miranda que como usuaria dejara de estar activa el 12 de junio de 2020. Además, según un informe que elaboró el IJAN para la fiscalía, la acusada estuvo autoexcluida durante un tiempo. Esta es una herramienta con la que cuenta las personas que deciden quedar afuera de las salas de juego de forma voluntaria. El plazo lo determina cada quien y suelen emplearlo quienes apuestan de forma compulsiva.

Mañana se espera que el jurado escuche el testimonio del personal de criminalística y del médico que realizó la autopsia.