Charly García y La máquina de hacer pájaros: el nacimiento del grupo, la historia de las canciones y una curiosa tapa

“La Máquina surgió por una especie de necesidad mía de querer tener un grupo para tocar en vivo porque tenía un montón de canciones compuestas. Desgraciadamente, en este país no hay demasiados buenos músicos profesionales como para que exista la posibilidad de trabajar con ellos; es necesario armar un grupo o recurrir a gente amiga para poder hacerlo”, sostuvo Charly García sobre el origen de la banda a la revista Pelo, en 1977.

El artista exploró un nuevo terreno musical dominado por los grandes grupos de la época. Se acercó a un sonido más complejo y cercano al rock sinfónico que sacudía al mundo por aquello días. Un proyecto que nació luego del final de Sui Generis junto a Nito Mestre y la búsqueda de nuevos horizontes musicales.

Las canciones de La Máquina de hacer pájaros

La banda estaba formada por experimentados músicos como el exintegrante de Pescado RabiosoCarlos Cutaia (teclados), Óscar Moro, que venía de tocar en Los Gatos (batería) y el ex-Crucis José Luis Fernández, además del guitarrista Gustavo Bazterrica, que ya era una revelación y que años después formaría parte de Los Abuelos de la Nada.

Leé también: Charly García, en el escenario: del “Adiós Sui Generis”, a la consagración de Serú Girán, su etapa solista y la bendición de la lluvia

Entrevista a Charly en la revista Pelo en la época de La Máquina.
Entrevista a Charly en la revista Pelo en la época de La Máquina.

“La primera propuesta de La Máquina fue de hacer una música arreglada y que sonara igual en los discos que en vivo cosa que en Sui Generis no se daba; tenía un sonido determinado en discos y otro en vivo”, explicó Charly por aquellos años. “Se trata de elevar el alma a una música que sea linda pero no muy intelectual, una música popular”, agregó.

La expectativa por este nuevo trabajo de García fue tan grande que su compañía discográfica le permitió usar entre 250 y 300 horas de grabación en los estudios ION, todo un récord para la época. En este álbum también hay coros de Nito Mestre, María Rosa Yorio, Héctor Dengis y Ana Quatraro.

Cómo mata el viento norte”, “Rock”, “Por probar el vino y el agua salada”“Bubulina” y “Boletos, pases y abonos”, entre otras, son algunas de las piezas de este trabajo que hoy son clásicos de nuestro rock. “El primer long play nuestro es indefinido estilísticamente. Cuando me fui de Sui Generis pasé seis o siete meses componiendo, pero sin ninguna limitación, ningún estilo, porque ya no tenía ningún grupo”, describió el cantante y tecladista sobre estas canciones.

Ficha técnica de La máquina de hacer pájaros publicada en la revista Pelo.
Ficha técnica de La máquina de hacer pájaros publicada en la revista Pelo.

Las letras de La Máquina de hacer pájaros

Cómo mata el viento norte cuando agosto está en el día/ Y el espacio nuestros cuerpos ilumina”, canta Charly en “Cómo mata el viento norte”; “En la madrugada con el nuevo sol en la nariz/A probar el vino y el agua salada/ Para olvidarse de ser rey y ser feliz”, describe el artista en “Por probar el vino y el agua salada”.

Anuncio de la grabación del disco de La máquina de hacer pájaros (Foto: Revista Pelo).
Anuncio de la grabación del disco de La máquina de hacer pájaros (Foto: Revista Pelo).

“Yo creo que hay una gran diferencia entre hacer poemas y hacer canciones; los poemas que escribí los tengo por ahí guardaditos. Tengo gran facilidad para adaptar letras a la música, pero eso no significa hacer poemas. Veo muy indefinido el panorama letrístico en la Argentina, faltan argumentos, historias para contar. Me parece que los músicos no han madurado tanto en la faz literaria como en la musical, salvo en las excepciones que todos conocemos, que son una o dos”, describió el líder del grupo.

El arte de tapa

Los ‘70 se destacaron por los diseños de portada, donde distintos artistas volcaron todo su talento y sensibilidad en recrear aquellos pasajes sonoros. Uno de ellos fue el talentoso Juan Oreste Gatti, quien fue el responsable de este primer trabajo de La máquina de hacer pájaros.

La tapa tuvo una foto de Uberto Sagramoso (el mismo de Clics modernos en 1983) y un dibujo del humorista Crist, autor de una popular tira cómica que se publicaba en la revista cordobesa Hortensia, llamada justamente “García y La Máquina de Hacer Pájaros”.

Charly García y La máquina de hacer pájaros: el nacimiento del grupo, la historia de las canciones y una curiosa tapa

Algunas curiosidades que encontraron los fans

En el listado de temas de este trabajo debut de La máquina de hacer pájaros aparece el tema “Bubulina” (dedicado a María Rosa Yorio) de la época de Sui Generis, que había aparecido en el film “Adiós Sui Generis”, pero estaba inédito. Otro detalle que descubrieron los seguidores es que “Boletos, pases y abonos” esconde una referencia a este recordado show en el Luna Park cuando dice “Madres, hijas, hermanas van a escuchar el llanto del adiós”.

Las carreras musicales de Charly y Nito luego de Sui Generis (Revista Pelo).
Las carreras musicales de Charly y Nito luego de Sui Generis (Revista Pelo).

Las presentaciones en vivo

La historia del grupo comenzó a tomar forma durante un largo ciclo de recitales en un pequeño teatro céntrico, ubicado en el piso de arriba de un bowling, llamado La Bola Loca, de mayo a julio del ‘76, con un total de 48 shows, que iban de jueves a domingo, incluyendo dos funciones los viernes y sábados, contó el sello discográfico Sony a través de un comunicado.

Tras la salida de este trabajo, La máquina salió de gira por Córdoba y Rosario, con una presentación oficial en el Teatro Astral, con cinco fechas. En 1977 grabarían su segundo álbum, Películas.

Leé también: Cómo fue la sesión de fotos para “La Grasa de las capitales”, el disco que marcó la carrera de Serú Girán

“Hicieron una gira donde llegaron a Punta del Este y también tocaron en Montevideo, en 1977. Lo más importante fue el show en el Luna Park, cuando adelantaron los temas de su segunda placa. En aquellos días estaban a punto de separarse y brindaron un show con mucho vestuario. Algo Glorioso. Lo curioso es que tenemos una película de Sui Generis, pero no tenemos nada visual de esta banda”, contó el periodista y escritor Roque Di Pietro, autor del libro “Esta noche toca Charly”.

Con la llegada de la dictadura, Charly decidió terminar el proyecto y buscó cambiar el aire. Se fue a Brasil, a Búzios, junto a David Lebón para darle vida a una nueva experiencia. Durante esa estadía fue dejando atrás la adolescencia de Sui Generis, la experimentación de La Máquina y abrió paso a su banda fundamental: Serú Girán. Empezaron a zapar con Lebón, se sumó Moro y, un poco más tarde, Pedro Aznar, “un pibe que la rompía en el bajo” tal como lo definió David. Pero esa es otra historia. Una de tantas en la vida musical de Charly.

41 vistas 1