Regata del río Negro: categoría K2 TRAV. CAB. C 125 -Ganadores-ORELLANA, Fabian Oscar – ALLENDE, Fernando Manuel

0
40
PUBLICIDAD

La 44ª edición de la Regata Internacional del río Negro rompió la historia en mil pedazos por varios aspectos.
El regreso a Neuquén tras seis años de ausencia, las siluetas del número inédito de 150 botes recortando las aguas del Limay en la largada para el primer día de competencia en Senillosa y la vigencia a prueba de calendario de Néstor Pinta, hicieron que este año la travesía tuviera un nuevo cambio de piel
.

La legendaria prueba volvió a reiventarse aunque no de cero. Su proceso de maduración tuvo un nuevo ciclo y en este 2020 la organización del club Náutico La Ribera sumó un nuevo eslabón hacia la prueba ideal.
Fue un acierto mayúsculo la implementación del chip electrónico para cotejar los tiempos. De esta manera el margen de error en cada arribo quedó reducido a la nada, poniendo fin a algunas polémicas que se suscitaban con el registro manual.
Seguramente para las ediciones futuras habrá que confeccionar un arco de llegada un poco más amplio que el que se estrenó en esta edición, y que pueda ser usado a mayor profundidad. En la llegada de la primera etapa, a pocos minutos del arribo de las primeras embarcaciones, hubo que desplazar hacia el centro del río en busca de profundidad, el arco que sirve de sostén a las antenas que recepcionan los tiempos.

En los botes Travesía los ganadores del parcial fueron: José Huenalaf-Emanuel Gatica (Monguen Kawen) en A, Javier y Gustavo Rodríguez (Piedra Buena) en B, Fabián Orellana-Fernando Allende (Asociación Italiana) en C, Roberto Bustos-Nélson Vega (Escuela Municipal de Cervantes) en D, Claudia Aguiar-Lorena Turano (Rowing Club) en Damas, Federico Demasi-Sandra Jara (Fortín Conesa) en Mixto A, Marco Prúccoli-Andrea Orellana (Asociación La Ribera) en B y Andrés Busnadiego-María Anduelo (EMP) en C, categoría que tiene a Ricardo Ovejero-Analía Castro (club Del Porgreso) como líderes en la general.