La Ruta del Dinero K: Lázaro Báez declarará por primera vez en el juicio por lavado de dinero

0
173

El próximo miércoles Lázaro Báez declarará por primera vez en el juicio por La Ruta del dinero K. Se trata del principal acusado en la causa por lavado de dinero, por la que está preso. Será además la primera vez que el empresario, dueño de Austral Construcciones, se defienda de las acusaciones sin presentar un escrito, ya que durante la instrucción se había negado a responder preguntas.

A mediados del mes pasado, a través de su abogada Elizabeth Gasaro, Báez pidió declarar ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4). En un principio, había solicitado la suspensión del proceso y cerca de un año atrás se había negado a exponer en el juicio.

El empresario es juzgado junto a sus hijos Leandro, Martín, Melina y Luciana Báez, su contador Daniel Pérez Gadín, el financista Federico Elaskar y el “valijero” arrepentido Leonardo Fariña, entre otros, acusados por maniobras de lavado de activos por millones de dólares provenientes de la obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

En el proceso se juzgan tres hechos de presunto lavado de dinero que en total suman U$S 60 millones. El primero consiste en los U$S5.100.000 con los que fueron filmados Martín Báez, Pérez Gadín y otros acusados en la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”. La filmación, difundida por Telenoche, es una de las pruebas que existen de que desde la financiera se contaban millones de euros, dólares y pesos que iban y venían en bolsos y valijas que transportaba Fariña.

El segundo involucra a U$S32.800.000 que salieron del país y que volvieron en títulos de la deuda pública a la empresa “Austral Construcciones”. El tercero es la adquisición de propiedades y autos que pudieron haberse comprado con el dinero que se blanqueó, y que pudo haber formado parte de los fondos de obra pública con los que se benefició Austral.

Previo a la presentación de Báez, su hijo Leandro declaró en abril pasado que las decisiones en el grupo empresario las tomaba su padre. “El decía ‘yo manejo la caja'”, aseguró. Dijo además que se enteró que figuraba como beneficiario en cuentas en el exterior a raíz de la apertura de la causa judicial, en 2013, y que hasta ese momento no pudo hablar del tema con su padre. “No tuve oportunidad de aclarar el tema con Lázaro, estoy medio confrontado”, indicó.

El hijo de Lázaro declaró que los “movimientos financieros de las compras de los campos los decidía Báez (padre) y cuando se adquirían era porque le interesaban”. “Él y su contador hacían la operación. Y si él estaba de viaje, como yo era apoderado firmaba escrituras o hacía trámites administrativos. Nunca le pregunté a nadie de dónde salió el dinero”, aseguró.