La inflación fue del 4% en agosto y acumula 30% en lo que va del año

0
54

La inflación de agosto escaló a 4% tras la suba del dólar que tuvo lugar luego de las elecciones primarias. Según el Indec, el ritmo de aumento de precios se aceleró casi dos puntos porcentuales respecto a julio, por lo que la medición interanual alcanzó el 54,5%.

El salto de la cotización del dólar de $45 a $60 impactó en los precios de los alimentos, que tuvieron un ajuste en las últimas semanas del mes. Ese rubro acumuló en agosto un incremento de 4,5%. Las frutas y las verduras tuvieron subas de 8,9% y 7,1%, respectivamente. Entre los dulces, azúcares, chocolates y golosinas los precios fueron remarcados en un 5,2% y el pan y cereales, un 4,8%.

En términos generales, lo que más aumentó en agosto fue el costo de la adquisición de vehículos (15,9%) por una fuerte influencia de la inestabilidad cambiaria. Más atrás, los gastos relacionados a la salud también tuvieron un incremento pronunciado. Los medicamentos subieron un 6,1%, mientras que las cuotas de la cobertura de salud prepaga crecieron 5,7%.

Según los analistas, el salto inflacionario dejará además un efecto “arrastre” para septiembre. Las consultoras proyectan, incluso, que el IPC de este mes sea más alto que el de agosto, por encima del 5%.

Las estimaciones de inflación general para 2019 también fueron ajustadas. Según el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que hace mensualmente el Banco Central en el sector privado, la suba de precios final del año rondará el 55%. En tanto que de acuerdo a la proyección oficial del Ministerio de Hacienda, este año la inflación cerrará en torno de 52,8%.

El ministro de Producción, Dante Sica, había dicho que aguardaría la confirmación del IPC de agosto para terminar de definir el monto y la forma de pago del bono salarial que recibirán los empleados del sector privado luego de acordarlo con empresas y gremios.

Sin embargo, según trascendió, las pymes deberían pagar el bono a trabajadores del sector privado en dos veces, con los salarios de septiembre y octubre (es decir, en octubre y noviembre). Las grandes empresas deberían pagarlo en una cuota.