Trump canceló el encuentro con la primera ministra danesa porque se negó a vender Groenlandia

0
33

Dinamarca se asombró este miércoles tras conocerse que Donald Trump canceló una visita a causa de la negativa de Copenhague de vender Groenlandia a Estados Unidos, un anuncio que provocó la “sorpresa” de la reina Margarita II.

La visita a Dinamarca del presidente estadounidense, prevista para el 2 y 3 de septiembre, fue simplemente “anulada”, según informó el mismo Trump en Twitter.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

Denmark is a very special country with incredible people, but based on Prime Minister Mette Frederiksen’s comments, that she would have no interest in discussing the purchase of Greenland, I will be postponing our meeting scheduled in two weeks for another time….

74,4 mil personas están hablando de esto

“En base a los comentarios de la primera ministra Mette Frederiksen sobre que no tendría ningún interés en discutir la compra de Groenlandia, postergaré para otro momento nuestra reunión prevista para dentro de dos semanas”, tuiteó Trump.

“La primera ministra ahorró una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto a Estados Unidos como a Dinamarca al ser tan directa. Se lo agradezco y espero que la reprogramemos en algún momento en el futuro”, escribió en otro tuit.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

Denmark is a very special country with incredible people, but based on Prime Minister Mette Frederiksen’s comments, that she would have no interest in discussing the purchase of Greenland, I will be postponing our meeting scheduled in two weeks for another time….

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

….The Prime Minister was able to save a great deal of expense and effort for both the United States and Denmark by being so direct. I thank her for that and look forward to rescheduling sometime in the future!

32,9 mil personas están hablando de esto

El anuncio se produce en vísperas de que el presidente estadounidense viaje a Francia para participar en la cumbre del G7 en Biarritz del 24 al 26 de agosto.

Sorpresa en Dinamarca

La casa real de Dinamarca expresó su “sorpresa” en un mensaje escrito difundido por la televisión pública danesa DR.

La primera ministra danesa, por su parte, se manifestó “contrariada” este miércoles en conferencia de prensa. “Evidentemente estoy contrariada y sorprendida por la cancelación de la visita de Estado del presidente estadounidense”. “Dinamarca y Estados Unidos no están en crisis”, aclaró Fredriksen.

Los políticos daneses en su conjunto expresaron su sorpresa por la decisión del presidente estadounidense.

Vista general de la ciudad de Upernavik, en el oeste de Groenlandia. Trump habló con asesores y aliados sobre una posible compra de Groenlandia. (Foto: AP/ Linda Kastrup / Ritzau Scanpix - archivo julio 2015)
Vista general de la ciudad de Upernavik, en el oeste de Groenlandia. Trump habló con asesores y aliados sobre una posible compra de Groenlandia. (Foto: AP/ Linda Kastrup / Ritzau Scanpix – archivo julio 2015)

“La realidad trasciende la ficción”, este “hombre es imprevisible”, declaró en un tuit Martin Østergaard, dirigente de la izquierda radical que forma parte de la mayoría parlamentaria.

Lars Løkke Rasmussen

@larsloekke

It must be an April Fool’s Day joke … but totally out of sesson! https://twitter.com/WSJ/status/1162112841421336578 

The Wall Street Journal

@WSJ

President Trump made his name on the world’s most famous island. Now he wants to buy the world’s biggest. https://on.wsj.com/2z0qjht 

809 personas están hablando de esto

“Sin ninguna razón, Trump considera que una parte (autónoma) de nuestro país está en venta. Luego anula de manera insultante una visita que todos estaban preparando. ¿Hay parte de Estados Unidos en venta? ¿Alaska?”, reaccionó indignado en Twitter el dirigente conservador Rasmus Jarlov. “Por favor, más respeto“, añadió.

“Gran negocio”

Hace unos día, The Wall Street Journal reveló que Trump había comentado su interés en que Estados Unidos comprara Groenlandia, una región de Dinamarca, cuya mayor parte está cubierta de hielo, con 55.000 habitantes y con un gobierno autónomo.

El domingo, Trump confirmó su interés, pero dijo que esta operación, que calificó de “gran negocio inmobiliario”, no era una de las prioridades de su administración.

“Es algo de lo que hablamos”, dijo Trump a los periodistas, aclarando que “no era para nada” el motivo del viaje anulado a Dinamarca.

La ambición de Trump no cayó bien en el gobierno local de Groenlandia. El ministerio de Exteriores insistió el viernes en que está dispuesto a hacer negocios, pero Groenlandia no está en venta.

“Groenlandia es rico en recursos valiosos como minerales, el agua y el hielo más puros, reservas de pescado, mariscos, energía renovable y es una nueva frontera para el turismo de aventura”, tuiteó. “Estamos abiertos a los negocios, no en venta”, señaló.

Groenlandia es una gigantesca isla ártica rica en recursos naturales (petróleo, gas, oro, diamantes, uranio, zinc y plomo).

Una vieja codiciada

Es la segunda vez que Trump menciona en su cuenta Twitter la compra de Groenlandia.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

I promise not to do this to Greenland!

Ver imagen en Twitter
111 mil personas están hablando de esto

“Prometo no hacer esto en Groenlandia”, dijo Trump el lunes en un tuit con un fotomontaje donde se veía su inmenso hotel de Las Vegas en medio de un paisaje bucólico de ese territorio autónomo danés.

Ésta no es la primera vez que Estados Unidos intenta poner sus manos en Groenlandia. Ya en 1867, el departamento de Estado había expresado su interés. Después, finalizada la Segunda Guerra Mundial, en 1946, el presidente Harry S. Truman ofreció por la enorme isla 100 millones de dólares de la época –en oro–, y territorios en Alaska. Fue en vano.

Kim Kielsen, primer ministro de Groenlandia, y Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. (Foto: AFP)
Kim Kielsen, primer ministro de Groenlandia, y Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. (Foto: AFP)

En cambio, los estadounidenses sí lograron, en el marco de la Guerra fria y por los acuerdos de la OTAN, instalar en Thule (extremo nooeste de Groenlandia) una base aérea con bombarderos con armas nucleares y radares para detectar eventuales ataques contra Estados Unidos y Canadá.